Revista THEOMAI   /  THEOMAI   Journal
Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo / Society, Nature and Development Studies

número 1 (primer semestre de 2000)  
number 1 (first semester of 2000)
                           

 

 


Mutaciones socioeconómicas y ambientales
en un modelo territorial productivo.
El caso del subsistema minero olavarriense.

 

Carlos Alberto Paz *

 

 

(Trabajo presentado a las VII Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia, Neuquén, Argentina, 22-24 de septiembre 1999)

* Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, Argentina

 

1. Introducción

En el desarrollo de este trabajo, trataré de mostrar los distintos procesos de cambio operados en la zona centro de la Provincia de Buenos Aires, un área minera de excelencia. Estas transformaciones se han desarrollado en un Ecosistema Productivo de envergadura, en el que se destacan actividades agroganaderas y mineras.

Las características de los cambios estructurales, producidos en este territorio, permiten visualizar transformaciones severas en distintos subsistemas: Económico, Institucional, Social y físico- natural. De este modo intentaremos delimitar cuáles son los factores de cambio y de que manera han afectado a los subsistemas mencionados.

El Territorio sometido a análisis está ubicada en la zona serrana, distante a quince kilómetros de la ciudad de Olavarría, en el Centro Geográfico de la Provincia de Buenos Aires. Es una extensa área de explotaciones mineras hacia el sudeste de la ciudad que alcanza unos treinta Km de extensión.

La producción del Partido se basa en la actividad industrial y agroganadera. Es asimismo el lugar de asentamiento de villas obreras o comunidades de fábrica. (Villa Alfredo Fortabat, Sierras Bayas y otras ya desaparecidas) que nacieron en el momento mismo de la llegada del capital industrial y que se consolidan con la implantación de grandes plantas cementeras en la zona.

Es interesante esta mención debido a que los cambios estructurales a los que hacía referencia, han llevado a la desaparición de numerosas comunidades de este tipo. Este es un elemento que se analizaré por sus consecuencias sobre los subsistemas Físico-natural, Sociopoblacional y Económico.

El paisaje, en cuanto al ambiente construido, está enmarcado por distintas estructuras fabriles cercanas espacialmente. A partir de la localidad de Loma Negra (Villa Alfredo Fortabat) y hacia el Noreste, comienzan a observarse en primer término, la fábrica cementera de Cementos Avellaneda. Luego la Planta de Cementos San Martín y entre ellas numerosas caleras y canteras pequeñas de dolomita, arcilla, piedra caliza y granito.

Respecto a este trabajo, el mismo se basará en el estudio de las distintas transformaciones operadas en una microsociedad, la de los picapedreros, dedicados a la explotación de minas a cielo abierto (1), pequeñas canteras y caleras que comienzan a ser explotadas en un período que abarca las dos últimas décadas del siglo pasado y cuya producción continúa hasta el presente en aquellas Pymes mineras que sobrevivieron a los reajustes empresarios que comenzaron hacia la mitad de la década del ´70 y que se consolidan con las políticas globalizadoras diez años más tarde.

Los cambios operados desde el punto de vista económico y social tienen referentes históricos de importancia, ya que la riqueza del suelo de la Región Pampeana y de nuestra Provincia, llevaron al inicio de las campañas militares-económicas al Sur del Río Salado, frontera natural que separaba el teritorio aborígen del dominio del blanco.

Olavarría como núcleo poblacional fundado en 1867, tuvo un origen militar, siendo en sus primeras épocas un fortín encargado de vigilar y proteger a las caravanas de comerciantes que se atrevían a cruzar territorios aborígenes. Años más tarde con el afianzamiento de su población y la llegada del Ferrocarril del Sud, la ciudad se fue conformando como un enclave que afirmaba la expansión territorial y la articulación con un vasto mercado económico.

El llamado proceso de "pacificación", que no fue otra cosa que un masivo etnocidio, dio comienzo a la expansión del Estado Nacional que bajo la influencia de sectores hegemónicos aliados, permitió una modificación de los espacios naturales y por ende a una pérdida del control sobre los mismos por parte de las distintas étnias que los poblaban.

Las riquezas de la zona fueron explotadas en un primer momento en base a la agroganadería, colaborando con su desarrollo el modelo Agroexportador que conectó económicamente a nuestro país con los mercados internacionales. Años más tarde, otra actividad, la minería, impulsada por el modelo denominado -Sustitución de Importaciones- (que dio paso a una tardía industrialización) coexistió con la actividad agroganadera. Hacia 1879 ya se habían detectado recursos minerales en el área, comercializándose pocos años más tarde en cercanías de la localidad de Sierras Bayas.

La cita de Mark Jefferson que establece: "Las ciudades no crecen por si mismas, sino que las áreas que las rodean son las que las crean y transforman en lugares centrales" (Fernandez, N. et-al:1987:8), sintetiza de manera clara la situación planteada en el partido de Olavarría y su protagonismo como centro industrial en la Pcia. de Buenos Aires.

Por otra parte ha tenido un papel fundamental en este estudio, el uso del suelo y los factores que han provocado el desarrollo de actividades localizadas dentro de esta zona, prestando atención a la función comercial e industrial. Funciones que se integran en el conjunto urbano como ha sucedido con las poblaciones satélites de la zona serrana. Toda la industria está relacionada con Olavarría, que representa el centro del servicio comercial. (Fernandez, N.et-al:1987).

 

2. Algunas cuestiones metodológicas

De acuerdo a lo expuesto, se orientará el estudio al análisis de los distintos procesos que a través del tiempo llevaron a la producción minera a mantener un lugar de relevancia en el mercado local, regional y nacional. Para tal fin se analizará un período comprendido entre 1920 y 1980, donde ocurren las mayores transformaciones.

Es necesario, por lo expuesto, avanzar en este estudio enmarcándolo dentro de la metodología de análisis de sociedades complejas y los efectos producidos por la tecnología sobre las estructuras productivas, sociales y el medioambiente.

De acuerdo a esto es particularmente interesante un acercamiento al trabajo "Impacto Socioambiental de la Minería del Oro en la Guayana Venezolana". El mismo posee ciertos elementos en común con este tema y permite, por otra parte, el análisis de las Sociedades Complejas o Sistemas complejos que pueden definirse como "aquellos donde interactúan diversos subsistemas, dando lugar a una estructura de relaciones entre ellos, condicionando el contorno que lo define". (Lacabana, M.:1996:23).

De igual modo, se incorporan elementos de Análisis Regional adecuándolos a los modelos actuales de Desarrollo -Hacia Abajo-, esto es, no solo visualizar los cambios en base a la organización de las estructuras espaciales y de los patrones globales de localización, sino que se incorpora un análisis sistémico a partir del subsistema Productivo Minero, analizando los agentes económicos, los actores sociales, las desigualdades regionales y las relaciones resultantes de estos procesos. El esquema es el siguiente: SUBSISTEMA PRODUCTIVO MINERO à SISTEMA ECONOMICO PRODUCTIVO à SUBSISTEMA FISICO NATURAL en interacción con el SUBSISTEMA SOCIO POBLACIONAL y el SUBSISTEMA INSTITUCIONAL

Esto permite un análisis no solo a aquellas relaciones endógenas del subsistema, sino también exógenas, que posibilitan entender los procesos de cambio internos, la reproducción social y como se fue dando a través del tiempo la acumulación de capital. "La escala regional puede analizarse entonces a través de los distintos agentes que se movilizan en un territorio determinado y por la dinámica social del lugar objeto de estudio". (Lacabana, M:1996:21).

Asimismo como uno de los elementos determinantes de las transformaciones operadas en esta región, se intenta incorporar el análisis de la incidencia de la tecnología en las transformaciones de la zona.

Un concepto fundamental para entender los problemas planteados en esta investigación lo constituye el análisis de los medios de producción existentes en las primeras épocas de la explotación minera en las sierras olavarrienses y los cambios producidos con la llegada del capital industrial.

En el desarrollo del capitalismo en América Latina la producción agroganadera y la minería, cumplieron un papel relevante. Estas actividades hacia mediados del siglo XIX, revelaron el carácter precapitalista de nuestros sistemas económicos. (Vitale, L.:1992). Habla de precapitalismo debido a que según él, el modo de producción capitalista era aún incipiente.

En un proceso que comprende a nuestro país, hacia 1850 se acelera la concentración monopólica de la tierra mediante la conquista de zonas dominadas por las étnias locales. Este proceso continúa con el desarrollo del capitalismo incipiente al que hacía referencia y comienza a expresarse en las nuevas relaciones sociales de producción y la introducción de tecnología extranjera.

En esta etapa, la ganadería y la explotación minera fueron las bases para el despegue del modo de producción capitalista en gran escala, conformando el capital originario de numerosos emprendimientos productivos. La comprensión de los distintos procesos que determinaron el crecimiento regional posibilitan la explicación sobre la forma en que se fue dando en la región la mediación Sociedad Humana-Naturaleza y muestra claramente una racionalidad ambiental basada en la idea de progreso y el adelanto científico y técnico.

La llegada del capitalismo a Latinoamérica se funda en la categoría del desarrollo desigual y combinado, marcando así una importante tendencia en su desarrollo histórico. En este nuevo orden de cosas, en un nuevo marco económico mundial, la generación del excedente, la apertura de mercados y el aprovechamiento de los recursos naturales tendría incidencia en el nacimiento de la industria nacional.

 

La importancia de la tecnología en la reestructuración productiva

El estudio de las innovaciones tecnológicas y sus efectos sobre los sistemas sociales y culturas han tenido en los últimos tiempos un desarrollo apreciable y es una señal muy positiva, ya que el descuido de los datos tecnológicos por su influencia en diferentes subsistemas, es muy perjudicial en los análisis socioculturales actuales.

Los estudios realizados por Julian Steward en 1936, cimientan los estudios, en el marco de la ecología cultural, de los efectos de la tecnología sobre los sistemas culturales. Es dentro de este esquema donde se comienza a trabajar sobre el ambiente natural,los instrumentos, los equipos de los seres humanos para la explotación del ambiente, adquiriendo una importancia crucial y que sirven de marco conceptual para comprender los procesos de cambio producidos en los sistemas sociales. (Russell, H -et.al-:1972).

Actualmente dentro de las Ciencias Sociales el estudio de los cambios tecnológicos que se han realizado desde la década del '80, ya desde la Sociología o la Antropología, permiten incorporar de lleno el aspecto tecnológico como indicador de transformaciones en las relaciones sociales, las actitudes, valores culturales y modo de vida de las sociedades.

Respecto a esto es interesante señalar que Castells rechaza la relación directa entre tecnología y territorio, implicando la necesidad de analizar otros aspectos como los procesos económico-sociales que condicionan el uso territorial. (Lacabana:1996). De la misma manera importa estudiar desde esta perspectiva el crecimiento económico en base a: Recursos naturales, medio ambiente urbano, capacidad de decisión local, la historia local, su imaginario colectivo y las disparidades regionales.

Una de las posibilidades que nos otorga un trabajo como el que se desarrolla, es que dentro de la variable - Medios de Producción- concepto afín a la tecnología, es posible analizar comparativamente los medios productivos utilizados en los inicios de la producción minera de la zona frente a la implantación de tecnología sofisticada a partir del asentamiento de las grandes empresas extractivas.

Así pueden visualizarse los cambios de una "cultura industrial", ya sea desde el comportamiento productivo de las pequeñas empresas mineras como desde las modificaciones en las conductas, hábitos, pautas culturales, forma de vida de los habitantes de la región, y los cambios en su infraestructura productiva y habitacional.

Esto es importante ya que caeríamos en un grave error metodológico al no tener en cuenta los impactos que se desprenden de la tecnología y las consecuencias que genera su utilización no solo desde el punto de vista cultural, sino desde la perspectiva socioambiental. De acuerdo a esto, se intenta un acercamiento a aquellos factores materiales, políticos o sociales que posibilitaron transformaciones estructurales y económicas de relevancia en el área y a los procesos de antropización que están afectando hoy a nuestro ecosistema, basándonos en que:

En un primer nivel de análisis la actividad desarrollada en el cordón serrano olavarriense por las grandes industrias cementeras (también dedicadas a la producción de la cal y cerámicos, habrían afectado el desarrollo económico-productivo de las pequeñas empresas mineras como las caleras y canteras que se dedicaban a la explotación de la piedra desde el siglo pasado.

El flujo de enormes capitales industriales aliado a una nueva concepción del trabajo y los procesos productivos, llevaría a producir cambios radicales en las formas tradicionales de producción del sector minero de la zona, con un aumento notorio de la productividad y las estructuras fabriles.

Estas transformaciones económicas afectarían por otra parte las relaciones sociales de producción, el modo de vida de los obreros de la piedra y el ecosistema, al provocar estas industrias extractivas daños severos en el medio ambiente, especificamente su suelo y el aire con la polución provenientes de las distintas fábricas, daño paisajístico por las características de su producción y conformando además verdaderos -pueblos fantasmas- al desaparecer pequeñas empresas mineras debido a la imposibilidad de competir con la gran industria de la piedra.

Por otra parte desde el punto de vista social y ambiental es válido preguntarnos:

. ¿Cuáles fueron las consecuencias directas sobre la fuerza de trabajo de estas explotaciones?

. ¿De qué manera influyó el industrialismo socioculturalmente en estas comunidades?.

. ¿De qué manera la industria de extracción afecta el medio ambiente y cuál es la concepción de los habitantes de la zona sobre esta cuestión?

Estos ejes permiten visualizar las implicaciones del crecimiento industrial, posibilitando un acercamiento muy interesante a la problemática propuesta en cuanto nos muestra la articulación de una base material con un determinado modo de vida de una comunidad preponderantemente industrial. Desde la base material y de las transformaciones culturales operadas, se pueden reconstruir aspectos económico-sociales que sirvan para explicar parte de los procesos sometidos a estudio.

 

4. Economía ortodoxa, críticas y un acercamiento al modelo Económico-Productivo del desarrollo -Desde Abajo-

El desarrollo fabril local estuvo hegemonizado por las actividades mineras desde las primeras décadas del siglo. No sólo por las actividades extractivas, sino también por las industrias de elaboración de los minerales. Impresiona también el importante desarrollo de estas actividades en la región, sobre todo en la zona de las canteras de Sierra Chica ricas en granito rojo, uno de los pocos yacimientos que existen actualmente en el mundo de este tipo de mineral. Es interesante un acercamiento a esta cuestión que transcribo a continuación:

"La impronta de los procesos de implantación industrial ha sido una tendencia fuertemente modeladora, pero esta tendencia modeladora no es unívoca, sino que es el resultado de la articulación de dos grandes líneas de desenvolvimiento:

. La implantación industrial ligada a los procesos de producción agrícola y ganaderos, permitió en muchos casos el desarrollo del capital industrial.

. La implantación industrial en medios urbanos que se verifica como consecuencia del proceso de modernización derivado de la sustitución de importaciones". (Sarlingo, M:1996).

Cabe agregar respecto a estas apreciaciones que esta implantación industrial ligada a la producción agro-ganadera, tuvo a partir de esa primigenia actividad productiva en la zona, la posibilidad de convertir los recursos en el capital originario, que en muchos casos, llevó a determinados agentes económicos a invertir en la incipiente industria de la piedra.

Volviendo a la cuestión económica, el objetivo del Gobierno Nacional y de los grandes grupos económicos cercanos al poder, en las décadas del veinte y treinta, era superar la barrera impuesta por las tradicionales formas de producción. La tecnología se convierte en un mecanismo idóneo para lograr la maximización de los procesos productivos y los beneficios de acuerdo a las tradicionales formas de la economía ortodoxa y en concordancia con el Paradigma de Desarrollo -Desde Arriba- y sus patrones de urbanización e industrialización, competencia y motivación externa.

Esto se opone al Paradigma de Desarrollo -Desde Abajo- cuyos postulados intentan aplicar en un marco sistémico, criterios alternativos de la eficiencia global de los factores locales, un patrón urbano-industrial descentralizado y regionalizado, prestando atención a la tecnología apropiada, los criterios culturales, la motivación endógena y metas sociales con sentido de colaboración y solidaridad. (Lacabana, M:1996).

A partir de los ´70 el tipo de desarrollo -Desde Arriba-, sumado a la innovación tecnológica y las nuevas formas de gestión sobre los recursos humanos, producen un incremento en la descalificación laboral, conduciendo a la pérdida de valorización del trabajo humano, incrementando la desocupación, la profundización de la jerarquización de tareas, acentuando la intervención del Hombre sobre el medio ambiente sin olvidar mencionar además la desaparición de distintas unidades productivas de pequeña envergadura y sus comunidades de fábrica. Funciona entonces otra racionalidad productiva donde el trabajo como valor central y el empleo mismo han perdido toda importancia para la industria.

A esto debe sumarsele el incremento en los volúmenes productivos, la modernización del proceso de trabajo, la incoporación de innovaciones tecnológicas y su posición de fuerza en el mercado nacional, con un 70% del mercado cautivo que hoy toma características monopólicas en el Partido de Olavarría al ser propiedad de una sola empresa las principales unidades productivas en la fabricación del cemento.

A partir de los factores de carácter físico geográfico, como la localización de los yacimientos, las cuestiones orográficas y climáticas, el acceso directo a las principales rutas nacionales y provinciales que comunican la región con los principales centros comerciales del país, se produce la facilitación de las relaciones con los diferentes mercados. A esto debe sumarse la disponibilidad de mano de obra, la ubicación de privilegio en el centro de la Provincia de Buenos Aires, elementos todos que caracterizan en su conjunto el proceso de maximización de la tasa de ganancias.

 

5. Los inicios de la actividad minera y su tecnología

Hacia fines del siglo pasado, entre los años 1860 y 1870, comenzaron a explotarse las canteras de piedra caliza y granito, constituyéndose en toda una tradición de trabajo en la zona (2).

Las explotaciones a cielo abierto estaban ubicadas en un principio en terrenos fiscales de la Pcia. de Buenos Aires, los mismos eran cedidos bajo la figura del arrendamiento a cambio de un pago anual.

Las dimensiones de estos cuadriláteros eran de 130 Mts. por lado y las viviendas para los "patrones" de la mina y su personal se construían en el mismo predio (Rosendo, R.:1989:10). Esta era una característica que se repetía en todas estos yacimientos.

Por otra parte los medios de producción con que se contaba en esos tiempos eran muy simples, privando por sobre todo el trabajo artesanal de la piedra. Al no existir tecnología sofisticada, la molienda luego de las voladuras con dinamita se realizaba con la participación de cuadrillas de operarios llamados marroneros (3).

Luego la piedra molida en pedazos se trasladaba en vagonetas tiradas por caballos hasta la boca del horno, se subía el material en los denominados -malacates-, allí se volcaba y "cocinaba" la piedra para ser transformada en Cal.

Dentro de esta categoría de minas, podemos encontrar a las que se dedican a la extracción de piedra caliza, mineral que es procesado en las "Caleras", estas son plantas industriales que "cocinan" el mineral, previa su molienda, en hornos a miles de grados de temperatura.

En la zona de "La Providencia" podemos encontrar hornos de este tipo que se denominan "verticales", muchos de ellos tienen más de un centenar de años (4).

Este sitio toma su nombre de una cantera de piedra caliza y es así que cuando se menciona a la zona, se lo hace connotando a todo un vasto sector de explotaciones mineras.

 

6. El proceso de trabajo en la pequeña empresa

Comparando el proceso de trabajo de las pequeñas explotaciones es posible visualizar las transformaciones producidas a partir de la segunda y tercera década de nuestro siglo. Para tal fin es interesante recurrir a una entrevista, donde un viejo picapedrero de la zona explicaba el proceso laboral de la piedra y sus medios:

"Era un sistema viejo... era todo a brazo y a caballo, y bueno... la cantera barrenaban, volteaban el frente de pared, caían bloques de 1000/1500 Kgs. y entonces estaban los "marroneros" en lugares donde ellos conocían la veta, entonces la piedra se partía.

De esa forma la iban achicando en piedras de 10/12 Kgs. A los tamaños más chicos, después los cargaban con rastrillos que tenían especiales que es como una pala con horquilla... de ahí se cargaban en vagonetas y con "malacates" (5) lo llevaban con caballo y todo a la boca del horno para descargarlo. Cada cuadrilla estaba compuesta por los grupos de gente que te mencionaba, cargaban todo a pala, en las vagonetas en los primeros tiempos, después en los vagones.

Ahí trabajaban en las bocas de los hornos con 40/50º de calor, pero lo que querían era "hacer horas", porque les pagaban más porcentaje (6).

La tecnología era muy simple... vos fijate que había caballos que trabajaban hasta 20 años... pobres animales... la cantera era toda una plataforma abajo que tenía para colocar en hilera cinco espacios para la carga. Allí se arrimaban las vagonetas. El caballo solo,sin que nadie lo dirigiera sacaba las vagonetas del lugar y llevaba las vagonetas hasta el punto donde nacía el malacate. De memoria volvía y se iba a buscar otra vagoneta y así siempre. Era increíble. Hay caballos que trabajaron hasta 25 años.

El caballo trabajaba con una pechera, dos ganchos y una cadena con un fierro cruzado con el que arrastraba la vagoneta. Ese caballo arrastraba 5 o 6 vagonetas. Los viajantes que venían al almacén iban a la cantera a ver porque no lo podían creer. El encargado de la carga solo lo dirigía tocándole un determinado costado al caballo y según donde le pegara la cachetada el caballo cambiaba la vía de carga, pero todo solo, nadie lo dirigía.

Una vez que terminaba la tarea del día, el caballo se iba solo a la casa de su dueño. Al otro día lo silbaban, y venía solo caminando al lado del dueño para ir a la cantera como si fuera un compañero más". No hay que olvidar que en esa época no habían medios de movilidad, ni tractores, ni tampoco otro transporte automotor, salvo el Ferrocarril.


7. La mutación de los agentes económicos de la Producción Minera

Respecto a este punto podemos mencionar las características de estos agentes, divididas en dos períodos con las siguientes características: a) Período anterior a 1920, b) Período posterior a 1920.

En el primer caso ,dentro de la variable -Agentes de Comercialización- aparece la la figura del -Viajante-, normalmente asociada al comercio mayorista, que en este caso recorría la Pcia. en busca de potenciales clientes para los productos del área.

En este período, los agentes económicos no habían alcanzado un nivel de complejidad demasiado avanzado. Especialmente incidía en esta cuestión el contar con una tecnología simple que no permitía ampliar demasiado la productividad de las minas. Se debe tener en cuenta asimismo, que el desarrollo del mercado minero no se había expandido en demasía. Lamentablemente no existen datos sobre los volúmenes de producción del área en las instituciones consultadas para este trabajo (Oficina Rentas Municipalidad de Olavarría, Oficina de Producción del mismo municipio). Este es un vacío de información que debe ser tenido en cuenta, ya que impide un análisis más exhaustivo de la producción minera de finales del siglo pasado y las primeras décadas de este siglo.

En el segundo período, que podemos definir como una etapa de dinamización de la actividad van tendiendo a desaparecer algunos de los agentes económicos vigentes desde finales del siglo pasado. En este caso se amplían las ventajas relacionadas con la comercialización de los productos y el contacto con empresas subsidiarias que proveen de insumos y servicios, centros de financiamiento, además del desarrollo de la gestión administrativa de las empresas extractivas.

En los últimos años la vieja figura del -Contratista de Cantera-, que existe desde el siglo pasado, ha pasado de ser arrendatario de terrenos fiscales de la Pcia. de Buenos Aires a ser arrendatarios de propietarios de canteras. En la actualidad se mantiene esta característica con la salvedad de que muchos de los contratistas actuales son empresas extranjeras de origen italiano.

Respecto a la exportación de los productos mineros, existe actualmente un desarrollo del comercio internacional en la zona de las canteras de Sierra Chica hacia el N.E. de la ciudad de Olavarría. La demanda del exterior se centra en un tipo de mineral denominado -Granito Rojo-. En estas canteras se hallan uno de los escasos e importantes yacimientos de este mineral.

En el ramo exportaciones, en la década del ´80 se produjo exportación de cemento hacia la India por parte de una de las empresas cementeras locales más importante. La relación actual con los mercados internacionales, especialmente desde la creación del Mercosur, abre nuevas posibilidades a las empresas extractivas locales. Incluso desde el Municipio olavarriense se trata de incentivar esta relación comercial.

 

8. Los nuevos actores sociales: Del Picapedrero al obrero calificado. La conformación de la mano de obra.

Posteriormente a las dos primeras décadas de este siglo, la dinamización generada por los altos niveles de inversión de las industrias cementeras, de las caleras y de otras actividades extractivas mineras van creando las condiciones para la aparición de diversas relaciones técnicas, sociales y económicas.

En primera instancia, hacia 1920, la inmigración cumplió un papel destacado en la conformación de la fuerza de trabajo de la actividad minera. Al respecto nos parece interesante transcribir algunos párrafos de una entrevista realizada en 1995 en el marco de un proyecto de investigación del Instituto de Investigaciones Antropológicas de Olavarría, material muy rico en lo que concierne a este trabajo. Los entrevistados, una familia que vivió durante muchos años en la zona serrana, son los propietarios de un almacén de ramos generales, típico de la campaña, que se transformó a través del tiempo en un centro de sociabilidad muy importante. Los mismos comentaban lo siguiente:

"Historias sobre la zona hay muchas... había chilenos, entrerrianos, paraguayos, en un momento habían pasado hasta de Brasil. Pero los más destacados eran los que te nombraba en primer lugar. Ahora que me acuerdo había mucho portugués, polaco e italiano también.

Nosotros lo que teníamos allí era un almacén de ramos generales donde abastecíamos a la gente del lugar... venía mucha gente del norte, del Brasil, de Chile, en la época que tenían problemas, se venían para acá, se cruzaban la cordillera y llegaban a "L.P.".

En esa época, en 1948, 1950, venía mucha gente, era la época en que más gente llegó. Lo que más había eran chilenos. Lo que pasa es que allá conseguían trabajo seguro, era trabajo "bruto", romper la piedra, los tomaban como "marroneros", en algunos casos los tomaban como "barrenadores" (encargados de hacer las perforaciones para colocar los explosivos), cargar camiones a mano. En "Cerro Negro", por ejemplo los tomaban para cargar tejas y ladrillos en los camiones.

Entonces la gente conseguía trabajo en este lugar, les daban una habitación, eran lugares que... eran complejos preparados para vivir 20 o 30 personas, los solteros y eso.

Cuando se conformaba una pareja, o por ahí traían a su señora del lugar de donde ellos eran, les daban una casa donde vivía toda la familia... así que después había colegio por allí también donde iban 165 chicos, a la escuela 28".

La importancia del inmigrante y su papel de trabajador de la piedra no es casual. Datos obtenidos para este trabajo permiten visualizar su importancia desde los Censos de Población de los años 1869 y 1881 que se transcribe a continuación:

Año 1869

Argentinos

Extranjeros

Provincia de Buenos Aires

343.866

151.241

Campaña

88.126

 
 

Varones

Mujeres

Censo Europeo en Olavarría (1869)

644

356

Censo Europeo en Olavarría (1881)

590

410

 

Ciudad de Olavarría

Argentinos

Censo 1881

Extranjeros

Censo 1881

Relación Argentinos/Extranjeros

5.021

2.354

Población total de Olavarría en 1881

 

7.375

 

 

Porcentaje extranjeros: 46,88 % sobre total de población local

 

Lo expuesto permite visualizar que además de Heterogénea, eran muy numerosas las colectividades extranjeras que influyeron en la composición social de los entonces trabajadores de la piedra.

Si bien estas empresas primigeniamente disponían de medios muy simples de producción, estaban insertas en un modo de producción capitalista. En los inicios de la actividad minera del área, los trabajadores se encontraban totalmente desprotegidos institucionalmente. No existían sindicatos ni tampoco protección legal-sindical ni laboral en cuanto trabajaban sin implementos de seguridad, esos tiempos de -capitalismo salvaje- han quedado marcado a fuego en la memoria colectiva de los viejos trabajadores mineros.

Por otra parte, la figura del arrendatario, que fue siempre privativa de la actividad agroganadera, pasa a ser muy importante para los trabajadores de la piedra, ya que permitía tomar bajo arriendo las parcelas fiscales que se concedían para ser explotadas.

Cabe acotar que en muchas de las pequeñas empresas (caleras y canteras), era común la organización del trabajo de tipo familiar o doméstico, es decir que los miembros de la familia que tenían concesión o eran propietarios del terreno en explotación (algo no muy común), se dedicaban ellos mismos a la actividad de extracción. No existían estructuras organizativas burocratizadas en ámbos tipos de empresa. Así se refería un informante de la zona de La Providencia sobre esta cuestión:

"De eso vivía mucha gente, así que había los que manejaban los camiones, el que trabajaba en la calera, el que sacaba la vagoneta, o sea que había un grupo de familias que vivía de eso".

 

 

9. La incidencia del Capital Industrial en la Complejización Económica

Este Proceso de Complejización Económica, básicamente está dado en las dos primeras décadas de este siglo por el incremento en la productividad de las plantas extractivas, el desarrollo y acceso a tecnología sofisticada, una mayor especialización de los operarios, la llegada de servicios, el desarrollo del comercio en la ciudad de Olavarría y pueblos cercanos, crecimiento del mercado y la creación de los Sistemas de Fábrica con Villa Obrera que nacen con la Fábrica de Cementos San Martín en 1917, en 1920 Loma Negra y posteriormente Calera Avellaneda, Cerro Sotuyo, Calera Feitis, Cerro Negro, etc.

Estas Villas conformaron importantes núcleos de población obrera, siendo la inmigración uno de los principales factores responsables del incremento demográfico de la región.

La importancia de la zona en cuanto a sus posibilidades productivas, ha constituido un referente muy importante para todo el desarrollo regional y muy especialmente para el partido de Olavarría.

Este gran desarrollo tuvo su apogeo en un período determinado entre las décadas del sesenta y setenta, pero los cambios pueden ser visualizados hacia 1920 cuando la expansión tecnológica y el aporte de grandes capitales, aplicados a la producción de cemento y cal se expandió hasta límites inimaginables e impensados algunos años atrás.

La coyuntura económica de hace una década y la influencia de factores como la tecnología, las estrategias de comercialización, y el desarrollo del mercado local, regional y nacional, modificaron toda una tradición de trabajo, de sus medios productivos, con la participación de distintos actores sociales que van cambiando a través del tiempo.

A partir del desarrollo del capital industrial, se transforman las estructuras de las plantas extractivas. La pequeña empresa minera, con rudimentarios medios de producción e infraestructura, comienzan a competir con gigantescas industrias que traen del extranjero tecnología sofisticada y otra concepción sobre la utilización de la mano de obra y gestión de la producción.

Las unidades productivas ya no pueden ser definidas en base a las explotaciones de caleras y canteras. Es la fábrica la que tiene ahora un lugar preponderante con una complejidad que se aparta de la tradicional forma de explotación de la piedra.

Con estas innovaciones los trabajadores están insertos en un nuevo contexto que cambia rotundamente su concepción del trabajo, modificando las relaciones sociales de producción. Por otra parte se va acentuando la relación entre lugar de trabajo y vivienda en un nuevo estilo de la reproducción de la mano de obra, y como condición característica de las plantas fordistas. (Coriat, 1993).

Todos estos cambios se ven favorecidos hacia la década del '30 por el cambio de modelo de desarrollo en el país. Al modelo Agroexportador le sucede el de Sustitución de Importaciones, éste fomentó el despoblamiento del campo en beneficio del desarrollo industrial que necesitaba imperiosamente brazos para su crecimiento.

Comienza un período en donde se observa una notoria articulación de la fábrica con los sectores hegemónicos de poder y un papel muy activo del Estado, creando de esta manera un nuevo tipo de urbanización: La urbanización fabril.

Estas poblaciones que podemos también llamar "Comunidades Industriales" (Rosendo, 1989) van conformando una "cultura industrial" pasando a ser parte del paisaje urbano olavarriense (7). El crecimiento de la industria permitió la creación de poblaciones cercanas a las grandes plantas industriales, convertidas hoy en verdaderos "pueblos satélites" de la ciudad de Olavarría.

 

10. La visualización del cambio

Comienzan con éstos procesos a intensificarse los transportes, los servicios y el comercio que es beneficiado por la nueva perspectiva que se presenta en el mercado local, regional y nacional. Esto sin duda benefició enormemente a la ciudad de Olavarría en cuya zona el mercado de trabajo era inexistente.

La ubicación estratégica de Olavarría y las políticas desarrollistas aplicadas entre los '60 y '70 provocaron un crecimiento tal que llevó a la ciudad a ser estereotipada como "Ciudad del Trabajo" y a la zona ser considerada como Tecno-polo o Polo de Desarrollo, sin que ello se haya cristalizado efectivamente.

El desarrollo del subsistema minero olavarriense ha sido posible por la incidencia de distintos agentes económicos, sus distintos actores sociales y los intereses del capitalismo nacional y transnacional que conformaron un vasto territorio económico en la zona centro de la Pcia. de Buenos Aires.

Hoy la realidad es muy distinta, el estancamiento de la región, profundizado durante los gobiernos militares, provocó un estrangulamiento de la actividad comercial y productiva local. Esto implicó que las grandes empresas mineras desarrollaran estrategias de comercialización y producción que afectarían a lo largo de los '80 a las pequeñas explotaciones con consecuencias diversas. Esta incidencia de los grandes capitales será explicada más adelante, pues está relacionado con variables ambientales.

Actualmente dentro de los mecanismos económicos de competitividad en los distintos mercados, las grandes empresas extractivas están desarrollando otro tipo de actividades económicas que se alejan de su tradicional forma productiva. La diversificación hacia otras actividades es común en aquellas unidades de gran poder de capitalización. Es el caso de algunas cementeras que invierten en las distintas privatizaciones que se están llevando a cabo, como ser en en el ferrocarril, la ex-Obras Sanitarias, Gas, etc.

 

11. Incidencia del desarrollo económico local sobre el medio ambiente natural y construido.

Como se ha podido determinar, las transformaciones económicas, productivas y sociales, llevaron a un mejoramiento global de la calidad de vida de la población. El acceso a servicios inexistentes en las primeras décadas del siglo, el desarrollo de los transportes y la contratación masiva de mano de obra asalariada contribuyeron a ese bienestar.

Pero respecto a la cuestión ambiental, las características mismas de la producción minera con tecnologías -duras-, ha provocado una cada vez mayor intervención del Hombre sobre el medio ambiente y sus recursos no renovables.

De manera similar a lo que Lacabana plantea en su estudio sobre la extracción aurífera venezolana, el Subsistema Productivo Minero olavarriense actúa de intermediario entre el Subsistema Físico-Natural y el Subsistema Socioeconómico, determinando la relación Sociedad-Naturaleza por medio de la tecnología en su aspecto material e ideológicamente desde la idea de progreso y desarrollo.

En el período comprendido entre 1880 y 1920, no existían en el área conflictos ni una demanda desproporcionada sobre los recursos naturales. La implantación de las grandes industrias extractivas provocan a partir de estas fechas una carrera ininterrumpida de la producción, incrementando la pérdida del patrimonio natural.

El principal problema ambiental que se plantea en el área está relacionado con distintas variables que se desprenden del uso del suelo y la polución que proviene de las chimeneas de las distintas unidades productivas, ya sean estas caleras o fábricas cementeras. Respecto a esto podemos determinar que:

En la conformación económico-social de una región, se debe tener muy en cuenta que el territorio está sometido a la producción social, es decir, el ambiente es construido por determinados desarrollos culturales-económicos de un grupo social que interactúa con él.

"El ambiente construido incluye desde las modificaciones temporarias que se introducen en los ecosistemas para obtener un producto, hasta la infraestructura que la sociedad construye para su uso en forma permanente". (Reboratti, C.:1996:17:GADU).

Al respecto es interesante delimitar en que momentos se producen los desvíos que marcan un impacto ambiental. Básicamente la irracionalidad en el uso del ambiente se produce al disociarse la relación entre los conceptos de Sociósfera (relación con los sujetos de la sociedad) y la tecnósfera (artificios tecnológicos) que actúan negativamente sobre un ecosistema.

Partiendo de la noción de que un territorio es la resultante de la relación que se establece entre el ambiente natural y el ámbito social que utiliza estos recursos, los procesos de industrialización en la zona serrana olavarriense comenzaron un proceso de antropización que no se ha detenido y que ni siquiera ha estado sujeto a planteos y controles hasta la nueva legislación sobre el medio ambiente de la Pcia. de Buenos Aires promulgadas hacia fines de 1995.

Aquellas condiciones que permitieron a la región ser considerada en los '70 como -Polo de Desarrollo- y que respecto a su capacidad productiva el imaginario social denominó a la ciudad de Olavarría y su partido como -Capital del Cemento-, -La Ciudad del Trabajo-, entre otros estereotipos, se han desvanecido en la actualidad por la misma situación coyuntural del país y también por factores exógenos. Respecto a estos últimos, la década del '80 marca (de la mano de la Globalización de las Economías) una realidad diferente.

Volviendo al tema en cuestión, estas transformaciones contemporáneas, no vienen solas, traen consigo diferentes variables de orden económico-social que afectan a la zona.

Una variable importante que tiene mucho que ver con el desarrollo del área, ha sido la variable -Población-. Esta puede ser medida por un lado por -Nacimientos- e -Inmigraciones- o por otras como -Defunciones- y -Emigración-.

En algunos sectores de la zona serrana, especialmente en las áreas cercanas a las plantas de cemento, donde se encuentran numerosas canteras productoras de granito, comienza a notarse el abandono de algunas unidades productivas en un período que va desde cinco a quince años hacia atrás.

Algunas de estas han cerrado sus puertas por la extinción de sus yacimientos de piedra caliza o granito, otras por la imposibilidad de competir con las grandes cementeras. Por otra parte este hecho ha causado la migración del área de numerosos pobladores y comerciantes que vivían de la venta de suministros a las localidades obreras que mencionaba anteriormente.

En cuanto a lo ambiental, el impacto se evidencia en las grandes cavidades que resultan del proceso de antropización, de la actividad productiva. Las canteras forman enormes cráteres, en algunos casos de varios Km² de extensión con una profundidad que a veces superan en promedio los 50 Mt.

Los aspectos sociales negativos se pueden visualizar por la activa migración del área, donde han quedado verdaderos -pueblos fantasmas-. Un claro ejemplo fue lo ocurrido con la villa denominada -Cerro Sotuyo-, hoy destruida, pero que en su época de apogeo llegó a tener más de 1.500 habitantes. Son varios los ejemplos que pueden darse al respecto.

El origen de estos problemas al margen de los aspectos materiales que se visualizan por lo que acabamos de exponer, tiene su fundamentación en posturas ideológicas antropocéntricas que han privilegiado la idea de progreso avalada por el mismo desarrollo científico. Estas consideraciones se han reproducido socialmente y en muchos casos se transforman dentro de una planificación ambiental en un elemento negativo en cuanto produce la representación de inevitabilidad del suceso. Esto es grave en momentos en que se impone un cambio de racionalidad en la gestión que tienda a una intervención objetiva de la realidad con la participación de todos los sectores sociales.

Estos problemas, por más que conformen un conjunto de implicancias ambientales a escala local, también se transforman en disturbios ecológicos y sociales a escala regional. Al igual que lo que ocurre con el problema de las inundaciones, la cuestión del daño ambiental en el caso de la explotación minera de la zona tampoco es factible de solucionar en forma total. Las actividades económicas que son particulares del territorio, básicamente del tipo Primario y Secundario, formas productivas transformadoras del medio ambiente, en el primer caso por la actividad agrícola-ganadera y en segundo lugar por la actividad industrial, producen invariablemente procesos de antropización y dependen totalmente de los recursos naturales para la consecución de productos.

 

Consideraciones finales

Esta ponencia ha intentado mostrar la manera en que la instalación de la industria extractiva en la zona serrana olavarriense motivó la iniciación del desarrollo económico-poductivo local. El mismo actuó como disparador de atracción de población, conformando un enorme mercado de trabajo que era hasta ese momento inexistente.

La región que en el pasado fue solo un centro de mercado dedicado a la producción agro-ganadera, se constituye hoy en un centro comercial de características mixtas, porque a mediados de la primera mitad del siglo XX, a las actividades ganaderas se agregaron las industriales en sus distintas ramas, tal como se ha explicitado.

Estos hechos han posibilitado transformaciones sin precedentes en todos los ámbitos industriales que continúan hasta el presente con consecuencias inciertas. A los efectos de la Globalización de los ´80 se suman hoy otras consideraciones aún más serias que tienen relación con el modelo neoliberal y la ideología foránea de la flexibilización laboral.

Asimismo estos factores han sido determinantes en la conformación de desigualdades regionales y el desnivel socioeconómico con otras regiones del país, admitiendo a su vez relaciones o vinculaciones funcionales con otros centros de características similares.

Creemos que el análisis sistémico realizado sobre los distintos subsistemas que componen la estructura productiva olavarriense, ha permitido visualizar en parte los procesos de cambio estructurales y socioeconómicos que se desarrollaron en esta zona. La complejidad de este tema no puede ser abarcada en los términos establecidos para la presentación de estas ponencias, siendo necesaria una mayor profundización, específicamente por lo ocurrido una década más tarde, en los ´90. Pero sin duda, es en el período analizado en esta presentación cuando se producen las transformaciones sociotécnicas y culturales más relevantes.

 

Bibliografía Consultada

CASTELLS, M.:  La Cuestión Urbana. España, Siglo veintiuno editores, 1974.

FERNANDEZ, N. (et.al): Geografía Urbana de Olavarría. Instituto de Investigaciones Antropológicas de Olavarría, Olavarría, 1987.

LACABANA, M.: "Impacto Socioambiental de la Minería del Oro en la Guayana Venezolana". En: Taller Economía, Ecología, Sociedad. República de Cuba, 1996.

LACABANA, M.:  "Economía Ambiental Regional y Urbana". En: Módulo: Algunos Contenidos Ambientales, Regionales y Urbanos de Economía. GADU. Mar del Plata. Argentina, 1996.

MARQUÉS, N.: "Agentes Sociales, Eslabonamientos Productivos y Diagnósticos Regionales". En: Documento Anexo VI.1. Módulo GADU. 1987

NEIBURG, F.: "Fábrica y Villa Obrera, Historia Social y Antropología de los obreros del cemento". Tomos Nº 237 y 238 Biblioteca Política Argentina. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires. Arg., 1987.

REBORATTI, Carlos: "Teoría Ambiental del Territorio". En Módulo Teoría Ambiental. GADU.CIAM. FAUD. Universidad de Mar del Plata, 1996.

ROFFMAN, A.: Desigualdades Regionales y Concentración Económica. El caso argentino. Ediciones Siap-Planteos. Buenos Aires, 1974.

ROSENDO, R.:Un caso de dominación y el sindicalismo peronista. Tesis de Lic. Buenos Aires. Arg., 1989

RUSSELL, Bernard : Tecnología y Cambio Social. Actualidad Política Social., 1972

SANCHEZ-BARQUERO, A. : "Del Desarrollo Concentrado al Desarrollo Difuso". En: Documento Anexo VI.2. Módulo GADU, 1988.

SARLINGO, M.: Documento de trabajo. Investigación I.I.A.O, 1996.

VITALE, L.: Introducción a una teoría de la historia para América Latina. Editorial Planeta. Buenos Aires, 1992.

 

Notas

1. Las minas a cielo abierto son características de la zona serrana olavarriense. Son explotaciones al aire libre, como su nombre lo indica, un tipo de extracción minera que se realiza mediante destapes de tierra hasta dejar a los yacimientos de distintos minerales a la vista.

2. Ricardo Rosendo en su Tesis "Un caso de dominación y el Sindicalismo Peronista, menciona que en la zona de Sierras Bayas, población situada a 25 Kms. de Olavarría, hoy lugar de asentamiento de una gran industria productora de cemento Portland y cal, vivían de la explotación de pequeñas canteras de piedra caliza y granito los habitantes del lugar. Uno de los primeros pobladores fue Don Ambrosio Colombo, pionero en este tipo de explotaciones que se había establecido por el año 1873. Tuvo este poblador que enfrentarse a la hostilidad de aborígenes de la tribu de Catriel, dueños legítimos por otra parte de esa zona. (Rosendo, R.:1989:10).

3. Eran denominados así porque la herramienta utilizada para moler la piedra se llamaba marrón, una pesada maza de entre 5 y 8 Kgs. con que se golpeaban los enormes pedazos de caliza o granito. Era la parte del trabajo artesanal de la piedra. Los obreros conocedores del mineral, buscaban la veta en las rocas y allí golpeaban para partirla.(Rosendo:1989).

4. Los hornos "verticales" de las caleras, son de antigua data y actualmente se enfrentan tecnológicamente con otro tipo de hornos, los denominados "horizontales", que poseen hoy las modernas plantas cementeras que también producen Cal.

5. el malacate es una especie de ascensor con poleas que servía para subir las vagonetas hasta la boca del horno. Existían hornos con y sin malacate.

6. El "hacer horas" a que hace referencia Luis es un tipo de destajo que actualmente se paga en la gran industria para las personas que se encargan de la carga de bolsas. A mayor cantidad de bolsas mayores el porcentaje que se paga por sobre el básico/hora de convenio.

7. La radicación de poblaciones satélites en el cordón serrano olavarriense, dependiente de los sistemas fabriles y su crecimiento a través del tiempo, llevaron a que el comercio olavarriense de los años '60 y '70, tuvieran su época de esplendor al igual que la industria de la piedra. Muchos comerciantes actualmente recuerdan con nostalgia esos momentos.

 

Portada/Cover            Editorial              Contenido/Contents  
Instrucciones para los autores /Instructions for Authors   Consejo Editorial/Editorial Board

 



Theomai: palabra de origen griego que significa ver, mirar, contemplar, observar, pasar revista, comprender, conocer
Theomai is a word of greek origin wich means: to see, to contemplate, to observe, to understand, to know


Revista Theomai es una publicación de la Red de Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo

Theomai Journal is published by  Society, Nature and Development Studies Network
Coordinadores/Coordinators: Guido P. Galafassi, Adrián G. Zarrilli


Universidad Nacional de Quilmes