Revista THEOMAI   /  THEOMAI   Journal
Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo / Society, Nature and Development Studies

 

número 11 (primer semestre de 2005)  
number 11 (first semester of 2005)

 


Editorial

english version       

 

¿Para quién escribe usted?

  

Nací en tierra de estancieros
Y ya me sé de memoria
Que aquí se escribe la historia
según valen los terneros...

[Alfredo Zitarrosa,
Milonga más triste]

 

 Como lo han señalado Editoriales previos, una de las consecuencias de la expansión del capitalismo neoliberal durante la década del ’90 ha sido la introducción de la forma mercancía en todos los ámbitos de la vida social y la transformación de las sociedades en universo de mercancías. Los científicos no sólo han explorado ese proceso como investigadores, sino que lo han vivido –y viven-, si bien de modo diverso, en carne propia. Desde el punto de vista teórico y político, este estado de cosas ha dado lugar a la hegemonía del pensamiento posmoderno, que, como parte de su prédica, postuló el fin de los “grandes relatos” y las “grandes narrativas” que habían caracterizado a la modernidad, entre ellas el pensamiento ilustrado y el marxismo, convalidando con ello el “todo vale” no explicitado, pero sí deducible a través de sus trabajos.

Estos fenómenos –el ingreso de la ciencia en el mundo de la mercancía y el posmodernismo- son presentados usualmente como fenómenos separados, aunque se encuentren íntimamente ligados entre sí. Esta corriente intelectual se encuentra estrechamente vinculada a su vez al relativismo cultural, que cobra una de sus expresiones más patentes en el concepto de “cultura como verdad” (Eduardo Menendez, Presencias y ausencias en la antropología actual). Dicha formulación ha tenido particular relevancia en las ciencias sociales contemporáneas. Nos interesa resaltar su incidencia en la práctica antropológica por tratarse de nuestra área de investigación.

Esta concepción de la cultura nos parece clave para entender la posición de las ciencias sociales ante aquello edulcoradamente denominado actualmente “intervención”; y antaño, hace pocas décadas nomás, “compromiso” con los diferentes grupos étnicos, clases sociales y demás sectores sociales que han contribuido con buena cantidad de casos a sus grandes elaboraciones teóricas y empíricas. En el caso específico de algunas corrientes antropológicas, Menéndez afirma que esta concepción de “cultura como verdad”, surgida en la década de 1970, propende a “…afirmar la realidad de lo dado, de lo manifiesto, de lo evidente, según lo cual la tarea antropológica consiste en describir ‘lo que está ahí’, suspender la duda sobre la realidad y convalidar la vida cotidiana”. Este abordaje excluye la dimensión ideológica, la cual implica la crítica del sentido común y de los elementos hegemónicos en él contenidos, tal como fue planteado hace ya más de medio siglo por Antonio Gramsci. En consecuencia, silencia toda referencia respecto del interés, el ocultamiento, las racionalizaciones y las mistificaciones existentes en la vida social. No se trata de abrir juicio crítico sobre la misma, lo cual, al entender de algunas corrientes, es incompatible con su análisis. En parte importante de las ciencias antropológicas, las culturas se tornan más inconmensurables (1) cuanto más “exóticas” son al punto de vista del investigador, con lo cual, su cuestionamiento se asume como “políticamente incorrecto”, dado los fines “académicos” que éste debe perseguir. Con este punto de partida, el compromiso social de los investigadores suele ser obturado desde diferentes caminos. Por un lado, apelando a la distancia –ya sea como garantía de “objetividad”, aunque raras veces se la denomine de ese modo; ya sea por una argumentada incapacidad de la práctica científica para la elaboración de puntos de vista éticos- cuyo quiebre implica dejar de “hacer ciencia” y convertirse en un mero “militante”. En este sentido, no se contemplan las potencialidades del compromiso en la construcción de nuevos conocimientos acerca de lo social. Por el otro, el compromiso del investigador suele ser objetado desde estas corrientes por sus posibles efectos, ya sean “autoritarios” y “paternalistas, ya sean  “etnocéntricos” y “sociocéntricos”, sobre las prácticas e ideas de los actores. Estas objeciones apuntan a construir y sostener  la brecha social, política y económica entre “sujeto investigador” y “objeto investigado”. No son más que ropajes modernos del viejo esencialismo que, en ambas modalidades, poco cuestionan la intervención de sus profesionales en diversas agencias estatales y organismos de financiamiento nacionales e internacionales cuyos intereses poco y nada tienen que ver con las culturas cuyo estudio ha diagnosticado previamente su “inconmensurabilidad”. La misma situación tiene lugar en relación con los intereses de los sectores populares. Agregamos también que el concepto de “cultura como verdad” cuanto más directamente expresa su inconmensurabilidad, más oculta, proporcionalmente, la conmensurabilidad –es decir, la comunicabilidad y más aún, la comparabilidad- de los índices de desigualdad, explotación y pobreza generados por la organización capitalista de la economía y de la sociedad. Aquellos estudiosos que opten por este último punto de vista y saquen a la luz estas cuestiones, se exponen a ser acusados de un “materialismo” carente de sutileza y sensibilidad al punto de vista de los actores (2). Por lo tanto, la apelación a la inconmensurabilidad como argumento tiene que ver poco con la preservación de las culturas y mucho más con el interés de parte de la comunidad antropológica en justificar tanto sus puntos de vista (3) como determinados desarrollos académicos y profesionales de su disciplina.

Este movimiento es en nuestra opinión simultáneo con otro, señalado por Menéndez: la negación de lo político, económico e ideológico, de los procesos de exclusión y de las desigualdades sociales. El resultado es el uso por la mayor parte de las ciencias sociales de una nueva terminología edulcorada y menos cargada políticamente. Así, y por citar algunos ejemplos, a partir de los ’70 en general –y con mayor fuerza a partir de los ’80 en la Argentina- nos encontramos con el uso de categorías como “ciudadanos” en vez de “obreros”, “burgueses” o “terratenientes”; “sociedad civil” en vez de “sociedad de clases”; “performance” o “actuación” en vez de “reclamo”, “protesta” o “resistencia”; “lucha por el reconocimiento” en vez de  “lucha de clases”, etc. Las luchas sociales en América Latina en general durante la década del ’90 y los acontecimientos de diciembre de 2001 en Argentina en particular han redireccionado el uso de marcos teóricos y conceptos hacia análisis más ajustados a los segundos términos de las dicotomías mencionadas. En definitiva, todos planteos y derivaciones, delineados aquí a grandes trazos, coinciden en un punto: promueven una actitud prescindente por parte de los investigadores sociales que contribuye de ese modo a legitimar el orden dominante.

Desde quienes trabajamos en la Revista Theomai, entendemos que las múltiples diferencias e identidades enriquecen nuestras miradas y nuestras prácticas, y constituyen elementos fundamentales en la construcción de proyectos sociales y económicos alternativos. Pero, lejos de caer en postulados esencialistas como los mencionados, este punto de vista apunta a analizar también de qué modo estas diferencias e identidades y sus singularidades se articulan con procesos económicos, políticos e ideológicos de larga duración, pero con consecuencias concretas en el presente. Develar estas relaciones es fundamental en la elaboración de un pensamiento crítico que devenga en compromiso social efectivo con aquellos movimientos y organizaciones sean indígenas, campesinos, movimientos de desocupados, asambleas, fábricas autogestionadas, etc. que en su diversidad apunten a un objetivo común: la transformación y el cambio económico y social. Este compromiso implica replantearnos constantemente el sentido de nuestra práctica académica e intelectual. Consideramos iluminadora a este respecto la posición de Geoges Politzer, filósofo francés asesinado por el nazismo durante la segunda guerra mundial, cuando afirmaba  en “¿Pour qui écrivez-vous?” que “…si se considera toda la extensión y toda la profundidad de la lucha de clases, entonces resulta claro que para el escritor la cuestión no es saber si participa o no, sino saber cómo y de parte de quién participa; si representa el juguete inconsciente y más o menos perfeccionado de fuerzas sociales que ignora o un factor consciente. La pregunta  “¿Para quién escribe usted?”, significa, primero “¿Sabe usted para quién escribe?”, y después “¿Las consecuencias sociales de sus escritos corresponden a las intenciones que tenía usted al escribir?”, e inclusive debemos responderla en lugar de aquellos que no lo hacen por sí mismos”. Estas preguntas son claves en la problematización de nuestra práctica. Su permanente compañía en nuestra trayectoria intelectual y política es fundamental si es que no deseamos descubrirnos algún día escribiendo historia y ciencias sociales según valen los terneros.

Carlos Makler          
Comite Editorial Revista Theomai       
 

 

1) Utilizamos el concepto de conmensurabilidad como sinónimo de comunicabilidad; y su contrario, inconmensurabilidad en términos de dificultades o trabas en la comunicabilidad, no como inconmunicabilidad total o absoluta. En términos más amplios, incluimos la comparabilidad o no de diversos indicadores socioeconómicos. Aclaramos que no nos referimos a la comensurbilidad en términos de la elección entre paradigmas científicos tal como lo refiere Kuhn. Para todos estos conceptos véase Kuhn, Thomas. 1996 [1962]. La estructura de las revoluciones científicas. Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires (Breviarios, 213).
2) Así, por citar un caso entre muchos, la antropóloga inglesa Mary Douglas, sostiene con Baron Isherwood, que “La perspectiva higienista [sinónimo de “materialista”] pretende ofrecer una definición objetiva de la pobreza, ya que generalmente está en condiciones de demostrar que en cualquier país los pobres padecen índices de morbilidad mucho peores que los ricos. Sin embargo, tal oferta es llanamente ilusoria, puesto que el higienismo es incapaz de inaugurar un camino de definición de la pobreza que comprenda un marco intercultural y que no vaya en contra de la intuición. En efecto, esta o aquella tribu es pobre en términos materiales, sus viviendas tienen que ser reconstruidas cada año, sus niños corren desnudos, su alimentación es deficiente en términos nutricionales, su tasa de mortalidad es alta, pero ¿son suficientes estos factores para aprehender la noción de la pobreza?” A la vuelta de página agregan que “La gran mayoría de los países que constituyen el objeto de estudio de los antropólogos son pobres según tales referencias materiales –en sus hogares no tienen alfombras de pared a pared, ni aire acondicionado-, pero ellos no se ven a sí mismos como pobres.
(Douglas, Mary e Isherwood, Baron. 1990. El mundo de los bienes. Hacia una antropología del consumo. Editorial Grijalbo, México. Págs. 31-32, negrita nuestra). En otros términos, para estos autores la pobreza no existe en tanto los actores no la perciban y se la representen como tal. Agreguemos que la prédica contra lo que Douglas entiende como “materialismo” constituye uno de los puntos fundamentales de su obra (por ejemplo Douglas, Mary. 1973. Pureza y peligro. Un análisis de los conceptos de contaminación y tabú. Siglo XXI de España, Madrid. Véase de esta obra el Cap. II). 
3) Sobre el  cierre de este Editorial llegó a nuestras manos la publicación Ñ. Revista de Cultura Nº79, editada por el diario Clarín, de Buenos Aires, del 2 de abril de 2005 págs. 14-15. Allí, en una extensa nota a doble hoja titulada “En defensa de la sociedad plural, no del relativismo”, el antropólogo argentino Néstor García Canclini recomienda a las diversas culturas e identidades su adaptación del mejor modo posible al estado de cosas existente cuando afirma que “Está bien partir de que todas las culturas, o modalidades culturales dentro de una nación, en principio son legítimas (…) Cuando preguntamos si valen lo mismo, necesitamos despojar a la cuestión de cualquier esencialismo. No se trata de afirmar superioridades intrínsecas de una cultura o sociedad respecto de otras, sino de las condiciones que cada una otorga a sus miembros para desempeñarse en un mundo interconectado donde las comparaciones y confrontaciones socioculturales son constantes e inevitables.” A continuación, cita aprobatoriamente aquellas comparaciones “…destinadas a averiguar qué recursos socioculturales y qué formas de organización habilitan mejor para actuar en la contemporaneidad.” 

 

 

 


Editorial

 

 




Portada/Cover         Contenido/Contents 
Instrucciones para los autores /Instructions for Authors
Consejo Editorial/Editorial Board

    


Revista Theomai está auspiciada por:
* Doctorado en Estudios del Desarrollo, Universidad Autónoma de Zacatecas (México)
* Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Universidad Nacional del Comahue (Argentina)
* Programa Nexos y CEI, Universidad Nacional de Quilmes (Argentina)

Theomai: palabra de origen griego que significa ver, mirar, contemplar, observar, pasar revista, comprender, conocer
Theomai is a word of greek origin wich means: to see, to contemplate, to observe, to understand, to know

theomai@unq.edu.ar


Revista Theomai es una publicación de la Red de Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo
Theomai Journal is published by  Society, Nature and Development Studies Network