Revista THEOMAI   /  THEOMAI   Journal
Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo / Society, Nature and Development Studies

 

número 2 (segundo semestre de 2000)  
number 2 (second semester of 2000)
                           

 


Para una crítica del concepto de "Globalización"


Carlos Antonio Aguirre Rojas*

  

* Investigador de tiempo completo en el Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México y Profesor Visitante en la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Puebla.

"... Creo que el término de ‘globalización’           
es en gran parte sólo un slogan y una            
mistificación, y no una realidad nueva"            

Immanuel Wallerstein, entrevista "Aruinado           
capitalismo", en el diario Folha de Sao Paulo,           
17 de octubre de 1999.          

 

LA SUPUESTA "GLOBALIZACIÓN" Y SUS AVATARES PRINCIPALES

La "globalización" está hoy, en este último año del siglo XX y en estos meses finales del segundo milenio, completamente a la moda. Porque sea para aplaudirla o para vituperarla, para señalar sus enormes virtudes y sus benéficos efectos, o para demostrar las calamidades que produce, y las consecuencias nefastas que acarrea, es un hecho que la casi totalidad de los analistas de lo contemporáneo, y la mayoría de los científicos sociales actuales, han terminado por aceptar dicho concepto y la supuesta realidad que el mismo connota, como si se tratase de una realidad evidente y completamente nueva, y de un concepto prácticamente incuestionable (1).

Porque además, y reforzando esta aparente evidencia e incuestionabilidad, es también claro que dicho concepto de la "globalización" ha terminado por imponerse mucho más allá del sólo ámbito del mundo académico intelectual, para convertirse también en una categoría habitual del vasto sentido común, utilizada profusamente tanto en todos los medios de comunicación masiva, como en el lenguaje más cotidiano de la gente común y corriente (2).

Difundiéndose entonces con una amplitud extraordinaria, e integrándose de lleno tanto en el discurso académico como en el lenguaje cotidiano, el término de "globalización" --o su hermano gemelo, de matriz y origen europeos, que es el término de "mundialización"--, ha terminado convirtiéndose en parte de las premisas o presupuestos obligados para toda consideración, análisis, evaluación, diagnóstico o incluso simple referencia al mundo actual.

Y así, se habla por ejemplo de la globalización económica, y por ende de la producción, distribución, intercambio y consumo "mundializados" de cada vez más bienes, lo que se ilustra, por ejemplo, con los procesos de la fabricación y la manufactura del "auto mundial", o con el pequeño mercado que combina y vende mercancías de todos los puntos del planeta, lo mismo que con el consumidor "universal" y universalizado, que es capaz de ordenar desde su computadora bienes provenientes de cualquier país, a la vez que integra, progresivamente y cada vez más, su hábitat más inmediato y su mundo circundante, con objetos y elementos de los cuatro puntos del mapa terrestre.

O también, se insiste en los efectos de esta postulada globalización reciente, efectos que debilitarían el papel de los Estados y de las instituciones y aparatos "nacionales", en beneficio de crecientes y cada vez más poderosos organismos multinacionales, internacionales, de escala macroregional o continental, e incluso en ocasiones, abiertamente mundiales o planetarios, tales como el FMI, el Banco Mundial, la OMC, etc.. Y así, a la vez que se insiste en el papel cada vez más frágil o disminuido de las "fronteras nacionales", y en el papel reducido de los Estados nacionales frente a las decisiones de los grandes centros de poder "globales", se reitera la crisis de los símbolos y señas de las identidades nacionales, socavadas desde arriba por esas estructuras transnacionales, y desde abajo por la irrupción de las múltiples expresiones de identidades locales, regionales o espaciales de la más diversa medida, y de los más distintos orígenes y caracteres.

Igualmente, hay quienes han insistido en las dimensiones más sociales de esta supuesta "globalización", subrayando la ubicuidad de la "civilización" de la Coca-Cola y del Mc Donald’s, con todas las consecuencias diversas que ello acarrea. Así, insistiendo en la difusión planetaria de ciertos hábitos y costumbres cotidianas, de ciertos modos de vestir y de ciertos gustos musicales, y de algunos comportamientos, patrones o imágenes que parecerían tender a "estandarizar" a las sociedades de todo el mundo, los defensores de esta "globalización", parecen sólo poner énfasis en las similitudes y en los elementos compartidos por dichas sociedades contemporáneas.

Entonces, a la vez que recalcan el carácter prácticamente instantáneo de la información y de las noticias, y por ende la posible simultaneidad absoluta del impacto de "todos" los acontecimientos sucedidos en el mundo, sobre prácticamente todos sus habitantes, los defensores o estudiosos o hasta los simples observadores de esta pretendida globalización, van a repetir con insistencia las hoy ya clásicas afirmaciones sobre la "aldea global" de nuestra propia época.

Finalmente, y siempre en esta línea de describir e ilustrar esa realidad supuestamente evidente de la globalización, se ha reiterado también el proceso de sus impactos culturales, que al mismo tiempo que universalizan el uso y el conocimiento del idioma inglés --hoy hablado, en mayor o menor medida, por un quinto de los habitantes del mundo--, divulgan ampliamente los modelos de la cultura urbana, moderna, cosmopolita, móvil e innovadora, modelos que más allá de las identidades culturales locales o de los patrones específicos de cada lugar, tienden a reproducirse y a adaptarse en los más diferentes rincones del planeta, para imponer en todas partes ciertos patrones y ciertas concepciones del mundo a ellos vinculados.

Radiografiando entonces, de este modo, estas múltiples y diversas expresiones de la llamada globalización, en los planos económico, político, social y cultural de las sociedades más contemporáneas, la mayoría de los científicos sociales ha terminado por aceptar, como algo legítimo e incuestionable, a este repetido concepto de la globalización. Un concepto que además de no tener, hasta el día de hoy, una definición única, rigurosa y precisa, estructurada conceptualmente y fundamentada de manera lógica y bien argumentada, parecería en cambio obtener su supuesta legitimidad científica, de un lado, de su evidente y casi voluntaria ambigüedad, y de otra parte, del simple hecho de las supuestas evidencias empíricas de la realidad que lo respaldan, y a las que él, de modo directo e inmediato, pretendería simplemente expresar.

Pero dado que la filosofía nos ha enseñado, desde hace mucho tiempo, que los conceptos nunca son la "copia" fiel y la transposición "directa" de la realidad, y puesto que la razón crítica, que debe ser el fundamento de toda la ciencia social que producimos, nos exige revisar con cuidado la fundamentación rigurosa, los contenidos específicos y la capacidad explicativa y heurística de los conceptos que utilizamos, entonces puede resultar pertinente revisar este difundido "concepto" de la "globalización", sometiéndolo a esta triple interrogación, de su fundamentación específica, de los contenidos que revela y sobre todo de los que oculta, así como de su verdadera capacidad de dar cuenta de los procesos que han caracterizado al capitalismo mundial y a las sociedades contemporáneas de todo el planeta, durante los últimos treinta años que hemos vivido (3).

Y ello, no sólo para establecer la posible utilidad y pertinencia, o no, de este término o concepto, sino más allá y sobre todo, para aportar algunas claves importantes para la comprensión adecuada y crítica de estas mismas realidades del capitalismo mundial más contemporáneo.

 

LOS CONTENIDOS VIEJOS Y SECULARES DE LA "GLOBALIZACIÓN"

Basta releer con cuidado, aunque sólo sea el texto del Manifiesto del partido comunista (4), escrito por Marx y Engels hace un siglo y medio, un texto todavía tan vigente y que encierra aun tantas claves importantes para entender el mundo actual, para comenzar a darse cuenta de que quizá los rasgos y procesos que, de manera ambigua e imprecisa aunque repetida, se inscriben como "característicos" o como "definitorios" de dicha "globalización", no son ni tan novedosos ni tan originales como lo pretenden sus teóricos recientes. Porque cuando volvemos, tanto a la lectura del texto del Manifiesto del Partido Comunista, como también a las lecciones generales contenidas en las obras de Marx (5), nos percatamos inmediatamente de que él había ya registrado, de una manera aguda y que atiende a las realidades esenciales, el doble proceso tanto de creación económica del mercado mundial capitalista, como del concomitante proceso de universalización civilizatoria que lo acompaña y complementa. Doble proceso o línea de tendencia que se despliega a lo largo de la entera curva de vida de la modernidad capitalista, desde el siglo XVI y hasta hoy, y que constituiría, en nuestra opinión, el único contenido central de la verdadera "globalización" capitalista, tanto antigua como reciente.

Ya que al observar con cuidado, todo el conjunto de manifestaciones o expresiones de esa supuestamente nueva globalización, resulta claro que las mismas no son más que los últimos avatares, o los eslabones finales, de largas cadenas que remontan siempre a los orígenes mismos del capitalismo moderno, eslabones que sólo expresan de una forma nueva, a procesos, tendencias y realidades siempre pluriseculares. Tendencias y realidades que, por lo demás, no han sido solamente detectadas y teorizadas por Marx, sino también y muy claramente, por otros grandes autores que se han ocupado igualmente de intentar explicar la historia del moderno capitalismo, tales como Fernand Braudel o Immanuel Wallerstein, entre otros.

Por eso, cuando repasamos los discursos construidos sobre la globalización económica, no podemos dejar de recordar que el comercio transnacional, que traspasa fronteras y que redistribuye los bienes producidos en cualquier parte del mundo, hacia cualquier otro lugar del planeta, es una añeja realidad que comenzó desde el siglo XVI, cuando el planeta se "redondeó" en términos geográficos, realidad que se ha ido expandiendo e intensificando sin cesar, conforme crecía y se ensanchaba también esa realidad ya aludida de la construcción progresiva del mercado mundial capitalista.

Mercado mundial capitalista que también, desde esas tempranas épocas posteriores al descubrimiento de América, comenzó a desarrollar la producción de bienes que se elaboraban con materias primas provenientes de lejanas zonas o países, las que a través de intercambios desiguales y de mecanismos coloniales diversos, eran integradas progresivamente a una entonces incipiente "mundialización" o "globalización", tanto productivas como comerciales, pero también referidas al nivel de los patrones de consumo entonces vigentes.

Y si bien es cierto que la medida cuantitativa de estos procesos, y el alcance respecto de los grupos y clases sociales, es hoy mucho mayor que hace uno, dos o tres siglos, también es verdad que no parece haber grandes diferencias cualitativas, entre las formas ya mundializadas de la producción, el intercambio, el comercio, y el consumo presentes en la Génova del siglo XVI, la Holanda del XVII y XVIII, o la Inglaterra del siglo XIX, con las que hoy existen en Tokio, Nueva York, París, la ciudad de México o Bonn (6).

Lo mismo sucede cuando uno reflexiona en torno a las repetidas tesis de los efectos políticos y geopolíticos de la globalización. Pues frente a dichas tesis, puede ser interesante volver a preguntarse que tan reales han sido, históricamente, la autonomía y la fuerza, así como el papel efectivo tanto de los Estados nacionales, como de las múltiples fronteras entre las naciones. Pues si es verdad que el capital nunca ha tenido patria, y que la invención moderna del "Estado-nación" sólo tenía como fin, acotar espacios determinados para la constitución de mercados nacionales, con todas sus múltiples consecuencias, a la vez que crear las formas políticas para delimitar las zonas que correspondían al control de cada burguesía específica, entonces resulta pertinente interrogarse acerca de esta supuesta novedad de la debilidad de los Estados y la fronteras nacionales, frente a las instituciones y los centros de poder y decisión globales.

Así, y recordando en este punto los trabajos de Immanuel Wallerstein (7), podemos cuestionarnos cuándo es que ha habido Estados fuertes, autónomos y soberanos, en todo el vasto y mayoritario espacio de lo que abarcan los países menos desarrollados en términos capitalistas, o la periferia capitalista, o el llamado "tercer mundo", o el hoy nombrado "sur". O también cuándo no se han impuesto, por encima de fronteras y Estados, los poderes económicos más fuertes, ubicados hoy como ayer, en los países más desarrollados en términos capitalistas, o centrales, o del llamado "primer mundo" o de lo que ahora se denomina como el "norte".

O también, al revisar las manifestaciones tanto sociales como culturales de dicha globalización, viene a la mente la lección que muchos historiadores nos han enseñado, y que nos ha ilustrado abundantemente como, desde el siglo XVI, las ideas, los hábitos, las costumbres y las modas comienzan a circular planetariamente, difundiendo lo mismo al maíz en Asia y Europa, que al arroz y al trigo en América, pero también creando las modas universales del chocolate, del café o de las diferentes bebidas alcohólicas en los sucesivos siglos del itinerario de la modernidad capitalista (8).

Con lo cual, desde la difusión del francés como lengua de las élites culturales de occidente, o la expansión y difusión de estilos arquitectónicos, de las sociedades secretas, de los partidos políticos o de las formas de vestir europeas, hasta la popularización y readaptación múltiples del pensamiento socialista y luego marxista, del liberalismo ilustrado, o de las distintas variantes del individualismo posesivo moderno, resulta realmente amplio el inventario de realidades culturales y sociales que han sido progresivamente "globalizadas" o "mundializadas" a lo largo de los últimos cinco siglos recorridos.

Revisando entonces, con más detenimiento, los múltiples "signos" argumentados como rasgos o trazos de la globalización, en sus dimensiones económicas, sociales, políticas y culturales, parece revelarse claramente que todos ellos aluden, en su esencia, a realidades y a procesos mucho más antiguos, y en general, constitutivos todos ellos de la esencia misma de la modernidad capitalista (9). Pero entonces, ni la globalización sería una etapa nueva e inédita del capitalismo, ni esos rasgos constitutivos implicarían ningún nuevo esfuerzo de teorización, más allá de la simple y elemental constatación de las características de estas formas más recientes, de las viejas y trans-seculares tendencias que animan a los principales procesos del capitalismo moderno (10).

Sin embargo, sigue siendo cierto que un término que fue acuñado y luego ampliamente popularizado por los propios medios de comunicación masiva, pretende no sólo tener una cierta legitimidad científica, sino incluso convertirse en el marco de referencia obligado de nuestras reflexiones y análisis dentro de las ciencias sociales. Lo que entonces, nos lleva a investigar no tanto lo que intenta connotar y revelar dicho término de la globalización, sino más bien, lo que con su intento de imposición, trata claramente de ocultar o de evadir.

 

LAS "ZONAS OSCURAS" DEL CONCEPTO DE LA GLOBALIZACIÓN

Quizá el problema mayor que implica tratar de pensar la situación actual del capitalismo, desde este concepto de la globalización, sea el de que entonces se piensa a la etapa que estamos viviendo hoy, exclusiva o predominantemente en términos positivos. Y por lo tanto, poniendo el énfasis fundamental en el carácter progresivo, y todavía vigente, de ese mismo capitalismo. Porque sea de manera explícita o implícita, es claro que concebir a la globalización como "la más nueva" o la "más reciente" etapa de vida del capitalismo, implica presuponer que dicho capitalismo continúa desarrollándose y floreciendo, a la par que engendra, sucesiva y progresivamente, nuevas formas, etapas, periodos y figuras de su propio despliegue general.

Y entonces, al mismo tiempo que se saludan y aplauden los ya mencionados avances tecnológicos, informáticos y económicos que acarrea esta globalización, se reclama también que las sociedades y las poblaciones de todo el planeta se adapten, de un modo u otro, a sus consecuencias políticas, sociales y culturales antes referidas.

E incluso, y aun entre grupos, o sectores, o analistas que son críticos de esta supuesta "globalización" y de sus múltiples efectos negativos, es común la idea de que dicho proceso es inevitable, y de que entonces la disyuntiva no está entre aceptarlo o rechazarlo, sino sólo y más bien, en cómo confrontarlo o adaptarse críticamente a el, o denunciarlo, pero siempre partiendo de dicha asunción de su carácter de realidad ineludible y obligada (11).

Pero si, como hemos ya sugerido, esa "globalización" o "mundialización" no hace más que prolongar y ahondar ciertas tendencias seculares y estructurales del propio capitalismo, creando para ellas nuevas formas de expresión, entonces su supuesta inevitabilidad no es tal, y su imposición y despliegue o no, son tan dependientes de las luchas sociales y de los movimientos de resistencia que ellas generan, como lo han sido siempre, las distintas formas de expresión del capitalismo, desplegadas durante los cinco siglos de su existencia histórica.

Además, y en términos precisamente más profundos o estructurales, al poner el acento solamente en este supuesto carácter nuevo de este capitalismo ahora "globalizado" o "mundializado", y en sus múltiples efectos, lo que se oculta totalmente es el claro proceso de crisis general que ha vivido la civilización capitalista mundial durante los últimos treinta años. Porque justamente, resulta notable el hecho de que la inmensa mayoría de los teóricos, analistas, comentadores o simples repetidores acríticos de este concepto de la globalización, no aludan nunca, en sus explicaciones de las realidades del capitalismo actual, a esta crisis múltiple y civilizatoria de las sociedades contemporáneas, que se expresa lo mismo en el nivel tecnológico y económico, que en las dimensiones sociales, políticas y culturales del entero tejido de estas mismas sociedades.

Crisis general o civilizatoria del capitalismo, que habiendo comenzado precisamente con la revolución cultural de 1968 (12) y con la crisis económica mundial de 1972-73, se ha ido desplegando a lo largo de las tres últimas décadas que, no por casualidad, coinciden con el supuesto periodo que abarca también la "globalización".

Eliminando entonces la visión tersa y sin conflictos que propone ese concepto de "globalización", la mirada crítica presta en cambio atención a todas esas mutaciones civilizatorias de los últimos seis lustros, que en su conjunto, lejos de aparecer como una etapa nueva y promisoria del capitalismo, parecen más bien estar anunciando ya su crisis terminal definitiva, y su entrada evidente dentro de una clara situación de transición histórica global (13).

De este modo, si nos distanciamos críticamente de los conceptos o términos de la mundialización/globalización, y cuestionando en consecuencia su supuesta "inexorabilidad", pasamos a revisar con más detalle los procesos y fenómenos más esenciales del capitalismo mundial en los últimos treinta años, podremos entonces percibir de modo más claro, esos múltiples síntomas de la actual crisis general o civilizatoria que vive la modernidad capitalista, a la escala del mundo en su conjunto.

Y entonces, lejos de mirar solamente a las maravillas tecnológicas de la comunicación instantánea o de extasiarse con la circulación mundial de los bienes, podremos también comenzar a analizar la posible catástrofe ecológica que, cada vez más, se cierne como amenaza real del mundo actual, poniendo en evidencia el carácter depredador y destructivo del uso capitalista de la tecnología, así como los límites aún no asumidos de la actitud capitalista prepotente hacia el conjunto del universo de lo natural.

O también, más allá de discutir acerca del "fin de los mercados nacionales" y de la integración económica planetaria, recordaremos que el mundo actual no ha dejado de ser un mundo cada vez más polarizado, en el que los "beneficios" de esta "mundialización" siguen limitados siempre a pequeñas minorías y grupos, al concentrarse de modo muy desigual en ciertas clases sociales, en ciertos países ricos, en ciertos espacios urbanos y en ciertas culturas específicas.

Con lo cual, volvemos a descubrir que hoy, lo mismo que desde hace cinco siglos, la subsunción global y planetaria del mundo al capital, avanza siempre de modo irregular y accidentado, en un proceso lleno de contradicciones internas, que lejos de ser una línea ascendente y progresiva, se dibuja como lleno de límites, de fracasos totales y parciales, de espacios inalcanzables y de zonas de débil implantación.

Así, al incorporar todas estas "zonas ocultas" de las que no habla nunca el concepto de globalización, incluso las mismas realidades que este último término intenta connotar, adquieren una nueva significación. Y entonces, en vez de hablar solamente del "fin" de las fronteras nacionales, y de la reestructuración de la geopolítica mundial, quizá debamos empezar a teorizar acerca del fin o la crisis definitiva global del "hecho nacional" y de su función histórica particular, y en consecuencia, de la posible muerte histórica de dicho ‘hecho nacional’. Porque ha sido sin duda la modernidad capitalista, la que ha creado el ente "nación" y todo lo que gira en torno a él, desde las fronteras geográficas y los ejércitos defensores de la patria, hasta los Estados y los mercados nacionales, pasando por los mitos de la identidad nacional, las banderas, los héroes y las leyendas patrióticas, entre tantos otros signos de esta estructura de la ‘nación’. Entonces, si es la modernidad la que crea a la nación, resulta también lógico que con la crisis global de esta modernidad, entren en crisis sus principales creaciones históricas, y junto con ellas el núcleo mismo de esta construcción de lo "nacional".

Algo similar a lo que acontece con el "Estado-nación". Pues quizá la pérdida de vigor de estos Estados nacionales que señala la globalización, apunta a un proceso mucho más profundo, que aludiría en verdad a la crisis misma de lo estatal y hasta de lo político en cuanto tal. Una crisis quizá, de ciertas estructuras de larga duración, como son el Estado mismo y el nivel de la dimensión política de lo social, que parecen estar expresando cada vez más, la caducidad definitiva y absoluta de la política como actividad humana y social, la verdadera "muerte de la política" que Marx había ya anunciado claramente, en su libro Miseria de la filosofía, como una de las tendencias evidentes del capitalismo mas actual, y como uno de los objetivos necesarios de la inminente eliminación histórica del capitalismo.

Crisis terminal de la estatalidad y del mundo de lo político, que se manifestaría tanto en la creciente incapacidad de prácticamente todos los Estados del mundo, para cumplir adecuadamente con sus tradicionales y habituales funciones sociales --tales como la seguridad, la salud o la educación--, como también en el descrédito igualmente universal que padecen los partidos, los políticos, los Estados y la política toda, en prácticamente todas las sociedades del orbe.

Igualmente, tal vez más que hablar de las dificultades de sobrevivencia de las culturas y de las identidades "locales", y de su integración o subordinación progresiva, folklorizada o no, dentro de una única y homogeneizante "cultura global", podríamos comenzar a revisar más cuidadosamente los significados profundos de la revolución cultural mundial de 1968, que han puesto en cuestión, radicalmente, los fundamentos mismos de la cultura burguesa moderna, desmontando sus trazos como cultura eurocéntrica y pro-occidental, lo mismo que sus elementos y sesgos racistas, patriarcales, machistas y represores de la sexualidad, de la locura, del sueño, de las emociones y de los instintos y pasiones diversos.

Con lo cual, en vez de cantar las glorias de esa imposible cultura única y global, se puede registrar la crisis profunda de las instituciones y aparatos culturales, que abarca tanto a la familia y a la escuela como a los medios de comunicación masiva, y que, entre tantas otras formas, se expresa también como crisis del entero sistema de los saberes humanos, como reorganización total del "episteme" que fue vigente hasta esa misma fecha de la revolución de 1968.

Incorporando entonces en nuestro análisis, todas estas dimensiones y realidades de la crisis civilizatoria del capitalismo en los últimos treinta años, a las que nunca aluden los teóricos o los analistas de la "mundialización" o "globalización", se hace posible redefinir la agenda necesaria de los temas que, ineludiblemente, debe abarcar toda investigación crítica de "nuestro más actual presente".

 

LA AGENDA PENDIENTE DE LA GLOBALIZACION.

Pensar adecuadamente el mundo actual, y diagnosticar correctamente las encrucijadas que enfrenta, implica mucho más que simplemente aceptar o rechazar un concepto ambiguo, puramente descriptivo y hoy a la moda. Pues más allá de lo que revela, y sobre todo de lo que oculta y omite el término de "globalización", están los problemas que cualquier caracterización del capitalismo contemporáneo debería necesariamente afrontar.

Entre ellos, todos los que ya hemos apuntado antes, pero también otros igualmente relevantes. Como el del momento económico que ahora vivimos, caracterizado desde el punto de vista de los ciclos económicos mas cortos –como, por ejemplo el célebre ciclo Kondratiev--, pero también desde el punto de vista de las tendencias económicas pluriseculares o ciclos económicos ‘de larga duración’. Porque si la economía capitalista se ha afirmado, a lo largo de toda su vida histórica, a través de un mecanismo de evidentes alzas y bajas recurrentes, que conforman claros movimientos de múltiples ciclos económicos imbricados, entonces es pertinente preguntarse en qué momento de dichos ciclos se encuentra hoy la economía mundial, y sobre todo, que perspectivas tendenciales parecen avizorarse, desde dichas curvas económicas hoy todavía vigentes.

Entonces, se vuelve importante reflexionar sobre los efectos que tendrá la inminente entrada a la rama expansiva de un ciclo Kondratiev, que aproximadamente deberá cubrir el período de los años 2000 – 2025. Pero eso, sobre el telón de fondo mas profundo de una rama descendente de la tendencia secular, cuya línea declinante se está desplegando y se continuará afirmando entre 1973/75 y el año 2050 (14).

Porque si la historia del mundo en los próximos cincuenta años, será similar, en términos de su tonalidad económica de larga duración, a por ejemplo el deprimido y atónico siglo XVII de la historia de la economía europea, bien conocido por los historiadores, entonces toda consideración o diagnóstico sobre las perspectivas inmediatas y mediatas de la economía mundial, debe partir necesariamente de este marco general que la ubica como una economía que, en términos estructurales, crecerá mas bien lentamente, polarizandose todavía mas y proyectando su tendencia secular depresiva en múltiples efectos económicos negativos, tales como el incremento espectacular del desempleo, el descenso general de los niveles de vida, las crecientes dificultades para la venta y la realización de las mercancias producidas, junto sin embargo a un crecimiento demográfico indetenible, o el reparto una vez más asimétrico e injusto de los ‘costos de la crisis’ desplazados hacia los países mas pobres y menos desarrollados.

Pero también, y en el plano de los movimientos sociales antisistémicos y anticapitalistas, se impone replantearse las necesarias lecciones de mas de 150 años de lucha y resistencia. Porque si la tendencia económica profunda del medio siglo por venir será depresiva, y vendrá acompañada de todos los efectos mencionados, entonces habrán de incrementarse tanto las acciones de resistencia, como los múltiples movimientos de oposición a estos previsibles estragos que sufrirán la mayoría de las economías nacionales del planeta. Y entonces, aflorarán con fuerza las preguntas sobre que tipo de movimientos sociales nuevos es necesario construír, con que objetivos inmediatos y de largo plazo, con que estrategias y que tácticas, y con que políticas y posiciones respecto de los distintos grupos, sectores y clases sociales diversos.

Ya que si el ‘socialismo real’ ha entrado en una crisis sin retorno, eso no implica que el objetivo de acabar con el injusto y desigual sistema capitalista, sustituyéndolo por una sociedad diferente y mas igualitaria, haya también naufragado. Pero para mantener ese objetivo, hoy y en los cincuenta años por venir, no basta con ‘hacer de lado’ dicho socialismo real, calificándolo de simple desviación o perversión del ‘esquema original’, sino que se hace necesario explicar, tanto las razones y circunstancias que le dieron vida y existencia histórica, como también las enseñanzas y lecciones, en negativo y en positivo, que se derivan de esta serie fundamental y difícil de experiencias concretas (15).

Y entonces, y desde este balance crítico y detenido de esas complejas experiencias, en gran parte fallidas pero al mismo tiempo y en otro sentido profundamente exitosas (16), de los diferentes ‘socialismos’ del siglo XX, habrá que redefinir también la naturaleza, las formas de organización y las formas de lucha de esos nuevos movimientos sociales que ya despuntan claramente en el horizonte, como el movimiento neozapatista mexicano, el movimiento de los ‘sin tierra’ de Brasil, los movimientos de los desocupados, el movimiento indígena ecuatoriano o las manifestaciones contra la ‘globalización’ de Seattle o de Francia, entre tantos otros.

Igualmente, y vinculado con este nuevo rol de los movimientos sociales antisistémicos mas contemporáneos, se impone la teorización sobre las formas y los desarrollos previsibles de la ya aludida crisis terminal de los Estados, y de la anunciada ‘muerte de la política’ que la acompaña. Porque cuando los Estados de todo el mundo, comienzan a privatizar la educación en todos sus niveles, a suprimir las jubilaciones, las pensiones y los seguros de desempleo, a recortar y escatimar los servicios de salud, y a demostrar su incapacidad total para mantener un mínimo de control sobre la violencia global del cuerpo social y para proveer de un mínimo de seguridad a la sociedad, entonces es claro que lo que está desestructurándose de modo definitivo, es ese aparato que se construyó y se afianzó junto con la modernidad capitalista, que es el Estado moderno. Estado moderno que, si en esos orígenes históricos del capitalismo, se erigió como el detentor único del monopolio de la violencia legítima, y como el responsable de la gestión y administración de los sevicios sociales mínimos para el conjunto de la población, ahora, en esta etapa terminal de la vida histórica de esa misma modernidad capitalista, va a ir abandonando progresivamente esas mismas funciones de gestión y de monopolio de la violencia, conforme mas avanza su propio colapso y crisis histórica globales.

Pero si esta muerte de lo político se despliega frente a nuestros ojos, resulta imperativo preguntarse como es que lo social habrá de reabsorber de nuevo esas funciones que ha dejado de cumplir lo político. Y entonces, comenzar a pensar que pasará con los partidos, con las organizaciones políticas, con los profesionales de la política mismos y con toda la actividad de la política en su conjunto. Ya que si este movimiento de desintegración y de pérdida de vigencia de lo político esta en curso y es evidente, es mucho menos clara la forma en que habremos de sustituirlo, colmando los vacíos que dicha desintegración y disolución provocan.

Al mismo tiempo, y siempre en esta línea de pensar los nuevos temas que implica la situación contemporánea del capitalismo mundial, se impone la reflexión sobre como habremos de construir las verdaderas condiciones del diálogo multicultural e intercivilizatorio que reclaman cada vez con mas fuerza, la mayoría de los pueblos y sociedades del planeta. Porque si bien es cierto que Europa ha rehecho el mundo desde hace cinco siglos, difundiendo e intentando imponer en todas partes su cultura, su religión y sus cosmovisiones del mundo en general, también es cierto que es justamente en este plano cultural, en donde dichos esfuerzos colonizadores han sido mas fallidos, incompletos y limitados.

Y ello felizmente. Pues eso es lo que ha permitido sobrevivir a las múltiples visiones del mundo, religiones y culturas, que aún hoy se afirman a lo largo y ancho de todo el globo terrestre, constituyendo a este último en un mosaico diverso y rico de modos de concebir a la naturaleza y al mundo, mosaico cuya diversidad cultural enorme conforma la obligada plataforma de edificación de la futura y necesariamente plural cultura universal.

Entonces, si las descolonizaciones de todo el siglo veinte, y la evidenciación de los límites del proyecto de la civilización capitalista europea manifestados en los efectos intelectuales de las dos guerras mundiales de este siglo, han tenido algún resultado cultural importante, ese ha sido el de poner en cuestión a todos y cada uno de los fundamentos mismos de la razón europea moderna, generando la revolución cultural mundial de 1968, y abriendo el espacio para esta confrontación, comparación y diálogo inicial entre las identidades culturales de todo el mundo.

De este modo, a la vez que repensamos esas condiciones del nuevo diálogo transcultural planetario, todavía en estado de simple esbozo o proyecto futuro, debemos también reorganizar completamente nuestro sistema de los saberes y de los conocimientos humanos, colapsado desde sus cimientos después de 1968 con el advenimiento de la teoría del caos, con los desarrollos de las ciencias de la complejidad, igual que con la crítica de la estructura ‘disciplinar’ vigente dentro de las ciencias sociales actuales. Una reorganización total del ‘episteme’ del saber humano social, que se encuentra también, hoy en día, solo en sus estrictos comienzos.

Lejos entonces de seguir repitiendo esos términos poco explicativos, y quizá mas complicados que útiles para la comprensión del mundo actual, que son los conceptos de la ‘globalización’ y de la ‘mundialización’, podríamos mas bien comenzar a trabajar todo este universo de complejos problemas, que aquí hemos solamente esbozado de una manera muy general.

* * *

Después de cinco siglos de existencia, la modernidad capitalista parece por fin estar llegando al final de su ciclo de vida histórica general. Un ciclo de vida que, lejos de continuar ahora, con la nueva y transformadora etapa de la "globalización", se acerca más bien a su terminación, con la crisis y desestructuración globales que ahora presenciamos. Trabajemos entonces activamente, en términos intelectuales y también prácticos, para que el resultado futuro de esta crisis actual sea, no la "mundialización" del injusto y desigual capitalismo "globalizado", sino más bien el de su definitiva y absoluta superación real.

* * *

Notas

1. Por citar sólo un ejemplo, entre los muchos posibles, cfr. el libro de Octavio Ianni, Teorías de la globalización¸ Ed. Siglo XXI, México, 1996.

2. Así, una revista de gran circulación mundial como es la National Geographic puede publicar un número cuyo artículo central es sobre "Cultura Global", en el cual la "globalización" se da como un hecho incuestionable, cuyos efectos, en este caso culturales, habría que analizar. Cfr. National Geographic (edición en español) Vol. 5, No. 2, agosto de 1999.

3. Siguiendo en este punto las observaciones de Immanuel Wallerstein que en un artículo reciente afirma: "Los años de 1990 han estado sumergidos bajo el discurso referente a la globalización: hemos estado escuchando, de prácticamente todas partes, que ahora estamos viviendo nosotros, por primera vez, en una era de globalización. Y hemos estado escuchando que la globalización ha cambiado todo: la soberanía de los Estados está declinado, la habilidad de cada uno de nosotros para resistir las reglas del mercado ha desaparecido, nuestra posibilidad de autonomía cultural se encuentra virtualmente anulada, y la estabilidad de nuestras identidades ha venido a ser muy seriamente cuestionada. Esta situación de presunta globalización ha sido celebrada por algunos y lamentada por otros.

Pero este discurso es, de hecho, un gigantesco error respecto de la realidad actual, realidad que nos ha sido impuesta por grupos poderosos, e incluso, lo que es peor todavía, que nos hemos autoimpuesto nosotros mismos, y frecuentemente sin reflexionar (...) El futuro, lejos de ser inevitable y de ser algo que no acepta alternativas, está siendo determinado en esta transición por un conjunto de salidas extremamente inciertas.

Los hechos a los que usualmente se refieren los que hablan de la globalización, no son en verdad para nada nuevos. Ellos han existido durante aproximadamente quinientos años". cfr. Immanuel Wallerstein, "Globalization or the age of transition?. A long-term view of the trajectory of the world-system", en el sitio del Centro Fernand Braudel en Internet: http://www.binghamton.edu/fbc .

4. Cfr., Carlos Marx y Federico Engels, Manifiesto del Partido Comunista, Ed. Progreso, Moscú, 1970.

5. Vale la pena recordar que, más allá del propio libro de El Capital y de la mayoría de sus borradores preparatorios, el texto que mejor expresa la rica y compleja visión de Marx, sobre estos puntos del mercado mundial y de la universalización histórica que acompaña al proyecto de expansión e imposición de la civilización burguesa capitalista en todo el globo, es el de sus Grundrisse. Cfr. Elementos fundamentales para la crítica de la economía política. Borrador 1857-1858, Ed. Siglo XXI, México, 1971-1976.

6. Sobre el carácter ya ampliamente globalizado, o mundializado, de estos procesos económicos de los siglos XVI, XVII, etc., cfr. el libro de Giovanni Arrighi, El largo siglo XX, Ed. Akal, Madrid, 1999.

7. Por eso, una de las tesis principales de Immanuel Wallerstein, es la de que el Estado-nación, o la "sociedad nacional" no debe ser nunca la unidad de análisis de los científicos sociales, y que por lo tanto, el único marco pertinente para explicar los fenómenos sociales, debería ser el del sistema-mundo en su conjunto. Al respecto, y por mencionar sólo algunos de los textos donde esta idea está desarrollada, véase Immanuel Wallerstein, "Hold the tiller firm: on method and the unit of analysis" en la revista Comparative Civilizations Review, num. 30, primavera de 1994; "World-System" en el libro A dictionary of marxist thought, 2ª edición, Ed. Blackwell, Oxford, 1991; "An agenda for world-system analysis" en el libro Contending approaches to world-system analysis, Ed. Sage, Beverly Hills, 1983, "World-System Analysis" en el libro Encyclopedia of Political Economy, Ed. Routledge, Londres, 1999, así como en varios de los artículos incluidos en el libro Impensar las ciencias sociales, Ed. Siglo XXI, México, 1998. Sobre este punto, puede verse también nuestro artículo, Carlos Antonio Aguirre Rojas, "Chiapas, América Latina y el sistema-mundo capitalista" en la revista Chiapas, num. 10, 2000.

8. Sobre este punto, cfr. por citar sólo un ejemplo posible, la brillante obra de Fernand Braudel, Civilización material, economía y capitalismo. Siglos XV-XVIII, Ed. Alianza Editorial, Madrid, 1984 (tres volúmenes). Puede verse también, de Carlos Antonio Aguirre Rojas, Fernand Braudel y las ciencias humanas, Ed. Montesinos, Barcelona, 1996, y Ensayos braudelianos, Ed. Manuel Suárez Editor, Rosario, 2000.

9. Con lo cual dicha "globalización" se manifestaría, o bien como un proceso iniciado hace cinco siglos, y que acompaña a la entera curva de la historia capitalista, o bien sólo como el posible nombre para connotar las formas más recientes, o las manifestaciones más contemporáneas, de un conjunto de tendencias y de realidades cuyo origen y existencia remontan, aproximadamente, a medio milenio. A este respecto, puede ser útil leer los agudos textos de Bolívar Echeverría, incluidos en sus libros Las ilusiones de la modernidad, Ed. UNAM/El Equilibrista, México, 1995, y Valor de uso y utopía, Ed. Siglo XXI, México, 1998.

10. Sobre este punto, cfr. Immanuel Wallerstein "The balance-sheet of the world-economy in the 1990’s" en el sitio del Centro Fernand Braudel en Internet: http://www.binghamton.edu/fbc .

11. Algo que incluso, llega a influir en la construcción de los discursos de los partidos. Aun los partidos que se dicen críticos de la "globalización", aceptan sin cuestionar, esta supuesta inevitabilidad de su existencia, lo que necesariamente limita el potencial y el filo crítico de sus propias posturas.

12. Sobre los significados más profundos de esta revolución cultural de 1968, cfr. Fernand Braudel "Renacimiento, Reforma, 1968: Revoluciones Culturales de Larga Duración" en La Jornada Semanal, No. 226, México, octubre de 1993; Immanuel Wallerstein, "1968: Revolución en el sistema-mundo. Tesis e interrogantes" en Estudios Sociológicos, No. 20, México, 1989 y Carlos Antonio Aguirre Rojas "1968: La gran ruptura" en La Jornada Semanal, No. 225, México, octubre de 1993, y "Repensando los movimientos de 1968" en el libro 1968: raíces y razones, Ed. Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Ciudad Juárez, 1999.

13. Sobre esta caracterización de los últimos treinta años, como una "situación de bifurcación histórica" o situación de transición histórica global, cfr. Immanuel Wallerstein "Globalization or the age of transition?. A long-term view of the trajectory of the world-system" antes citado, The end of the world as we know it, Ed. Minnesota University Press, Minneapolis, 1999, y el libro de Immanuel Wallerstein y Terence K. Hopkins, The age of transition. Trajectory of the world-system 1945-2025, Ed. Zed Books, Nueva York, 1996.

14. Asi, sería muy interesante debatir con mas cuidado esta hipotesis de Fernand Braudel, que postula la existencia de una larga rama depresiva de la tendencia secular, que recorrería desde la crisis mundial de 1972 –73 hasta aproximadamente el año 2050. Algo que resulta muy esclarecedor respecto del futuro económico del mundo, en el próximo medio siglo. Cfr. Fernand Braudel, Civilización material, economía y capitalismo, ya citado, tomo III, capítulo 1, pp. 50 – 64.

15. Así, en nuestra opinión, cualquier balance global de lo que ha sido el siglo veinte histórico debería necesariamente hacer frente a esta caracterización del sentido profundo, de la naturaleza singular y de la significación histórica específica de este conjunto de experiencias del llamado ‘socialismo real’. Sobre este punto cfr. Jurgen Habermas "Nuestro breve siglo", en Nexos, agosto, 1998; Immanuel Wallerstein, "The twentieth century: darkness at noon?" en el sitio de Internet del Fernand Braudel Center, citado, Eric Hobsbawm, Historia del siglo XX, Ed. Critica, Barcelona, 1996 y Giovanni Arrighi, El largo siglo XX, citado. También nuestros ensayos, Carlos Antonio Aguirre Rojas, "1989 en perspectiva histórica" y "Marxismo, liberalismo y expansión de la economía-mundo europea", ambos en el libro Breves Ensayos Críticos, Ed. Universidad Michoacana, Morelia, 2000.

16. En nuestra opinión, es importante insistir en el hecho de que, si bien todos estos intentos de construir el socialismo en distintas partes del mundo han fracasado, en el sentido de que no han logrado edificar sociedades y mundos superiores al capitalismo, todos ellos han triunfado igualmente, en el sentido de provocar, dentro de las sociedades que han llevado a cabo estos intentos, un enorme y muy sustancial desarrollo global de esas mismas sociedades en los planos económico, político, social y cultural. Asi, lo que hace hoy distinta a Cuba de Haití, o a la China Popular de la India, es justamente ese hecho de que los primeros han intentado desarrollar el socialismo y los segundos no. Las consecuencias de ello saltan a la vista.




       Portada/Cover       Editorial       Contenido/Contents         
Instrucciones para los autores /Instructions for Authors  
Consejo Editorial/Editorial Board

 



Theomai: palabra de origen griego que significa ver, mirar, contemplar, observar, pasar revista, comprender, conocer
Theomai is a word of greek origin wich means: to see, to contemplate, to observe, to understand, to know

theomai@unq.edu.ar


Revista Theomai es una publicación de la Red de Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo
Theomai Journal is published by  Society, Nature and Development Studies Network
Coordinadores/Coordinators: Guido P. Galafassi, Adrián G. Zarrilli

Universidad Nacional de Quilmes