Revista THEOMAI   /  THEOMAI   Journal
Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo / Society, Nature and Development Studies

 

número 5 (primer semestre de 2002)  
number 5 (first semester of 2002)
                   pajaro.GIF (940 bytes)

 


Editorial

english version        

Crisis, Impunidad y Medio Ambiente


El 11 de septiembre marcó definitivamente una nueva etapa en las relaciones internacionales. El papel de gendarme de la humanidad, cumplido por Estados Unidos con mayor o menor intensidad y suerte desde el siglo XIX, facilitado grandemente por la caída del bloque sovietico a finales del siglo XX, se ve ahora legitimado y oficializado. Estados Unidos, en ‘legitima defensa de sus intereses y como adalid del mundo libre’, puede imponer su orden, sus valores, sus políticas. Y para ello ha recibido tácita licencia para intervenir militarmente, no solo en Afganistán, sino en todo aquel país a quien sus intereses le aconsejen calificar como terrorista. En este nuevo papel, Estados Unidos se autoasigna la autoridad moral para decidir que país es corrupto, cual no; cual país ejerce el libre comercio, cual no; cual país viola los derechos humanos, cual no, otorgando premios y castigos según el nivel de alineamiento a su política exterior y de porosidad a los intereses comerciales del aparato industrial norteamericano. Y como contrapunto, en cada crisis, nacional, regional o planetaria, los ojos miran hacia Estados Unidos, a quien se le pide su opinión, su mediación, sino su intervención. Europa acompaña en una complicidad silenciosa, como socio menor, en esta nueva bipolaridad, mundo libre – estados terroristas.

Esta crisis parece ser también un punto de inflexión en el largo proceso de democratización que venía coloreando en distintos planos y dimensiones nuestros países. Si el neoliberalimo ya había logrado que los países desandaran (en aras de la eficiencia y el crecimiento) su legislación laboral, ahora encuentra la oportunidad para revisar y revertir otros procesos y políticas orientados a una mayor equidad social e internacional. Entre ellos los acuerdos internacionales sobre medio ambiente, como la creciente animosidad de Estados Unidos contra el Protocolo de Kyoto, o las piedras en el camino puestos por varios países europeos en los debates en la Convención sobre Diversidad Biológica, especialmente en lo que hace al acceso y distribución de beneficios de los pueblos indígenas y comunidades locales sobre sus recursos genéticos y los derechos de propiedad intelectual sobre sus conocimientos tradicionales, para citar algunos.

El capitalismo globalizado, que parece haber tenido buenos reflejos para superar rápidamente la crisis financiera y económica que anunciaba la tragedia del 11 de septiembre, encuentra así su momento de gloria en lo político, poniendo los primeros peldaños para desactivar el discurso del desarrollo inaugurado por Truman en el ’49: los países ricos no tienen porque hacerse cargo de la situación de los países pobres, que no hacen ningún esfuerzo en lo político y en lo económico para emprender el camino y el modelo que ellos han marcado, y mas bien les pagan con la moneda del terror. Es hora de regresar al ‘big stick’ como sustituto de la ‘cooperación al desarrollo’.

Otra crisis con secuelas parecidas es la que se desencadena en la Argentina a fines del 2001. La debacle que se inicia con el congelamiento de los ahorros de la clase media y la parálisis del sistema financiero, relega a un tercer plano toda otra preocupación. Al menos en los medios de comunicación y en los actos de gobierno. La crisis tiene esa capacidad de opacar y minimizar otros temas, otras cuestiones que en tiempos normales serían de debate publico. Durante meses, a tono con la clase media que reclama la devolución de lo que le ha sido confiscado, la preocupación protagónica es como resolver el entrampamiento financiero y la reactivación económica de un aparato productivo en megarecesión. Una aplanadora que vuelve pálidas, insignificantes, chatas otras problemáticas.

En este contexto, donde el hecho económico avasalla y colorea todo el resto, es lógico pensar que la preocupación por la naturaleza ocupe un segundo o tercer lugar. ¿Quién será tan quisquilloso para mirar de ahora en mas los eventuales daños ambientales de una empresa que sobrevive y sigue generando trabajo? Es probable que de ahora en más, muchas regulaciones ambientales se relajen o las autoridades competentes hagan la vista gorda, incluso con la anuencia o la complicidad de la opinión pública.

El lugar común, alimentado por un lógico instinto de esperanza, quiere que las crisis sean una oportunidad de cambio, de maduración, de mayor justicia y equidad. Pero por ahora, la crisis desatada el once de septiembre y la crisis argentina parecen apuntar en la dirección contraria, en el empoderamiento de los ya poderosos, en una mayor iniquidad en la distribución del ingreso, en mayores dosis de corrupción y cinismo. Una nueva vuelta de tuerca en la impunidad.

 

CHRIS VAN DAM    
Comité Editorial    

 

  

Editorial

Crisis, Impunity and Environment


September 11th has definitely determine a new stage in international relationships. The role of Humanity gendarme played by USA since the XIX century in various ways has been legitimated once more after the attack. USA values, policies and order was imposed again. Therefore, to achieve this aim, USA has received an "international permission" to a military intervention in all the countries they consider a terrorist threat; being Afghanistan a good example. That is to say, USA has renewed his role as "Master of the Empire", granting prizes and punishment according to the level of alignment with the American interests. At the same time, USA opinion, mediation and even their intervention is required every time a national, regional or planetary crisis occurs. Europe only plays the role of a minor partner, with a quiet complicity in this renewed dipolar process Free world – Terrorist states.

September 11th crisis also seems an inflection point in the long democratisation process of Latin American countries. The flexibility of the labour relation (with the objective of efficiency and growth) was one of the most evident results of the neoliberal policies. Now, due to this crisis, neoliberalism has found a new opportunity to go through and revert to other processes and policies oriented to improve social and international equity. The increasing hostility of USA against the Kyoto Protocol and some obstacles put in the Biodiversity Convention debates by some European countries, are some examples of the neoliberal policies regarding environmental international agreements.

This way, president Truman development speech presented in 1949 started to be less strong since no effort is made by poor countries to follow the way and the western development model. Rich countries are not obliged to continue the economic and technical assistance. It is the time to return to the "big stick" as substitute of "co-operation to the development".

Another crisis, with different characteristics but with similar consequences, is the present Argentinian crisis. The paralysis of the financial system and the debacle due to the blockage of bank deposits affecting mainly the middle class is now the centre of attention. Thus, the crisis darken and minimises others issues which would be subject of public debate in normal times.

In this context, in which the economic factor is determinant and "colours" all the rest, it is logical to think that the concern about nature is submitted to a second or third place. Who will care from now on about some environmental damage produced by an industry still surviving and continuing to generate employment? It is possible that since now, a lot of environmental norms became more flexible even with the complicity of the public opinion.

The general idea supported by an instinct of hope, wants the crisis to be an opportunity of change, maturing and more justice and equity. But, so far both the crisis waged on September 11th and the Argentinian crisis seem to aim at an opposite direction; increasing the power of "the already powerful", the inequity in income distribution, as well as corruption and cynicism. It means, new step on the way to impunity.

CHRIS VAN DAM    
Editorial Committee    

 

     Portada/Cover         Contenido/Contents 
Instrucciones para los autores /Instructions for Authors  
Consejo Editorial/Editorial Board




Theomai: palabra de origen griego que significa ver, mirar, contemplar, observar, pasar revista, comprender, conocer
Theomai is a word of greek origin wich means: to see, to contemplate, to observe, to understand, to know

theomai@unq.edu.ar


Revista Theomai es una publicación de la Red de Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo
Theomai Journal is published by  Society, Nature and Development Studies Network
Coordinadores/Coordinators: Guido P. Galafassi, Adrián G. Zarrilli

Universidad Nacional de Quilmes