Revista THEOMAI   /  THEOMAI   Journal
Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo / Society, Nature and Development Studies

 

número especial (verano de 2003)  
special issue (summer of 2003)

                 

 

                             

La globalización, el discurso económico
y las diferencias culturales


Alfredo Rébori*

 

* Fac. Ciencias Económicas, Universidad Nacional de Centro de la Pcia. de Buenos Aires. E-mail: vdecano@econ.unicen.edu.ar

 

 

I. INTRODUCCIÓN

En el presente ensayo se intenta realizar algunas reflexiones sobre el fenómeno denominado "globalización", su impacto en los "valores" de las diversas culturas sobre las que aquella influye y el rol que dichos valores juegan en el desarrollo teórico de la economía como disciplina científica. Uno de los disparadores -quizás el principal- que origina la inquietud por el presente desarrollo, es la percepción de la existencia, en discursos de índole diversa -políticos, derivados de otras ciencias sociales, periodísticos, religiosos y en la misma disciplina económica entre otros - de la afirmación respecto de que en el fenómeno de la globalización y/ o subyacente a él, existe la predominancia de un discurso "titulado" como "economicista", donde el hombre deja de ser el sujeto central de la actividad económica e, inclusive, de otras actividades no económicas transformándose en un "objeto" de consumo motivado por una conducta eminentemente materialista y donde los valores humanistas no tienen lugar. Una descripción sintética de dicho estado de situación lo constituye la siguiente afirmación:  "... El fin del siglo XX ha dado lugar al surgimiento de una civilización urbana mundial que, basada en la infraestructura que le prestan las tecnologías de la comunicación y la información generalizadas en las dos últimas décadas del siglo XX, hace que hombres y mujeres que viven en los más diversos contextos geográficos y culturales compartan hábitos, usos, costumbres y moldeen sus acciones, aspiraciones y pautas de desarrollo vital en referentes simbólicos comunes, que operan de hecho como modelos identificatorios transculturales; que desarrollen las mismas prácticas y consumos culturales y comunicacionales, e incluso cultiven sentimientos de pertenencia a "comunidades" desterritorializadas basadas en la exposición a medios de comunicación internacionales, o en la persecución de objetivos comunes cada vez más autónomos respecto de las barreras interestatales o interculturales ... No obstante, es necesario observar a este respecto que esta globalización pareciera seguir las pautas de distribución del poder mundial. En efecto, buena parte de este fenómeno de globalización se basa en realidad en la universalización de las culturas, entre ellas, las anglosajonas. Estas pautas culturales se encuentran asociadas a normas de consumo que se han universalizado y que hallan su sustento subjetivo en la identificación con referentes culturales propios de culturas exóticas". (1)

En contraposición a tal apreciación puede afirmarse que si las economías están entrelazadas, si las sociedades están comunicadas, si los sistemas políticos están sometidos a presiones similares, si los estados tienen que aceptar el carácter multilateral de sus políticas, pero las culturas mantienen su especificidad histórica, significa que hemos entrado verdaderamente en un mundo multicultural, donde tendremos que trabajar, comerciar y pensar con los "otros", sin sojuzgamientos ni sometimientos. El significado histórico del ascenso del Pacífico es el cimiento multicultural de la nueva economía global" [Castells, Manuel; 1999] "La Era de la Información: Economía, Sociedad y Cultura"; Ed. Siglo XXI, Vol. III; 1999, España p. 341.)

Claramente existe una contraposición entre la primer afirmación donde se sostiene la existencia de un proceso de universalización de las culturas anglosajonas y, la segunda, que se basa en la perspectiva de la construcción de un mundo multicultural donde reglas económicas similares se difunden a través economías entrelazadas e intercomunicadas donde cada territorio presenta su especificidad histórico cultural.

La capacidad o incapacidad del estado para afrontar las lógicas conflictivas del capitalismo global, los movimientos sociales basados en la identidad y los movimientos defensivos de los trabajadores y consumidores, condicionará en buena medida el futuro de la sociedad del siglo XXI [Castells, Manuel; 2000]

En resumen, hay por lo menos dos pensamientos contrapuestos, uno que podría denominarse "convergente", la universalización de la cultura anglosajona versus uno "divergente" que, de algún modo, deja abierta la posibilidad de que la configuración social surgirá a partir de cómo los estados procesen el "conflicto" globalización-especificidad histórica.

Como se ha dicho el objetivo del presente es reflexionar sobre si el discurso de la economía como disciplina acompaña y consolida un proceso universalización de la denominada cultura anglosajona. De este modo, se retomamos el interrogante planteado al principio:

¿Qué rol juegan los valores en el análisis económico? (2)

A tal efecto, se analizarán en primer lugar el concepto y el método del paradigma económico predominante y la visión subyacente en dicho paradigma así como algunos enfoques alternativos, para responder al interrogante central del presente trabajo. Finalmente, se esbozarán posibles caminos alternativos al estado de conocimiento actual acerca de la problemática planteada.

 

II. ¿QUÉ ES LA ECONOMÍA?

La mayoría de los libros de texto definen a la economía como "la ciencia que estudia la conducta humana orientada a la consecución de múltiples fines a través de medios escasos que, a la vez, tienen usos alternativos".

Desde un punto de vista sustantivo, el concepto vertido es claro y suficiente como continente del objeto de estudio de la ciencia económica, es una ciencia social porque estudia determinado aspecto de la conducta humana, asumiendo que el análisis económico adquiere sentido debido a la escasez de los medios con relación a los fines perseguidos. No obstante, existe un elemento que resulta definitorio de las respuestas que se darán a los típicos interrogantes de la economía como disciplina. Dicho elemento es el marco conceptual en el cual se plantean los interrogantes y se intenta dar respuesta a ellos; en términos epistemológicos; el paradigma entendido como conjunto de normas, presupuestos, valores que hacen que la comunidad científica encuentre determinados problemas y los resuelva de un modo determinado (Kuhn, T.; 1985). En este sentido, puede afirmarse que el paradigma predominante en la disciplina económica es el denominado neoclásico o marginalista.

En tanto que la economía es una ciencia social, cuyo marco conceptual es la teoría de la elección (3), cuyo rasgo básico es el análisis del comportamiento humano a través de las decisiones o elecciones individuales sujetas a ciertas restricciones. Ahora bien, estas restricciones que enfrenta el agente económico son resumidas en el concepto de "escasez" (4) de medios para satisfacer las necesidades del sujeto en cuestión. En efecto, el individuo sólo cuenta con bienes y servicios limitados para afrontar necesidades ilimitadas. Al mismo tiempo esta condición de escasez se ve reforzada por la inclusión, en el cuerpo teórico económico, del supuesto general de que la gente prefiere "más que menos" (Silberberg, E., 1990). (5)

En síntesis, las elecciones individuales en el marco de la escasez de bienes y servicios se manifiestan en producción de los bienes necesarios y en el sistema de racionalización (asignación) de los mismos entre los integrantes de la comunidad, bajo el postulado de que se prefiere "más que menos". Este problema de elección hace surgir una serie de interrogantes que abarcan diversos aspectos, entre ellos los siguientes:

  • ¿Cómo se forman y cambian los gustos de los consumidores?
  • ¿El nivel de bienestar social es independiente de la forma en que se asignan los bienes? ¿el resultado es idéntico si los bienes son asignados a través del mercado o como resultante del proceso político?
  • ¿Cuál es el marco restrictivo para la realización de tales elecciones (leyes que regulan el derecho de propiedad por ejemplo)?

Los interrogantes mencionados pueden ser susceptibles de variadas respuestas a partir del análisis de diversas ciencias sociales involucradas (sociología, psicología, ciencias políticas, etc.). Ahora bien, la economía, en el marco del paradigma marginalista intenta dar respuesta a los determinantes de dichas elecciones a través del análisis de la interacción de los gustos (o preferencias) y las oportunidades (o restricciones). Por otra parte, los gustos per se no son observables ni mensurables. En este sentido, la economía adopta el supuesto de que se mantienen constantes, cualquiera sean los gustos, y analiza cómo cambian las decisiones/elecciones ante cambios en las oportunidades/restricciones. En síntesis como afirma E. Silberberg,: "... En términos metodológicos, entonces, la economía es la disciplina dentro de las ciencias sociales, que busca explicaciones refutables a los cambios en las acciones humanas sobre la base de cambios en las restricciones observables, utilizando supuestos de conducta y tecnología, y el supuesto simplificador de que las variables no-medibles (los gustos) permanecen constantes..." (Silberberg, E.; 1990)

La afirmación anterior no implica negar a los gustos (preferencias) como variables explicativas de la elección humana; lo que ocurre es que aceptar las variaciones de los gustos (que además no son observables) como una explicación de los hechos observados implicaría abandonar el objetivo central de lograr explicaciones basadas en una conducta sistemática y, por lo tanto, testeable.

 

III. LA "VISIÓN" SUBYACENTE AL PARADIGMA MARGINALISTA

Resulta bastante claro que la construcción metodológica del paradigma económico predominante (marginalista) plantea la posibilidad de realizar un análisis (teorización) del comportamiento humano basado en regularidades que ninguna otra ciencia social puede mostrar. Es el análisis el centro de atención de la economía; no obstante:

  • ¿Cuál es la visión o marco normativo subyacente a dicho análisis?
  • ¿Dónde se encuentran las diferentes escalas de valores individuales y sociales?

En este sentido, resulta útil referirse a la noción de marco normativo que subyace a todo marco teórico que se utiliza para dar respuestas científicas a problemas. El marco normativo se constituye de presupuestos de diferente tipo, a saber, ontológicos, epistemológicos y éticos [Gomez, R.; 2001]. En la concepción del paradigma marginalista se presupone que existe una sociedad como un complejo heterogéneo y plural de agentes individuales independientes que se caracterizan por ser egoístas e insaciables (se prefiere "más" que "menos") y que, en un contexto de recursos limitados, el problema económico es el estudio de las elecciones racionales bajo escasez. Se podría afirmar que estos presupuestos implican la asunción de un valor. El egoísmo se valora positivamente respecto del altruismo y el individualismo por sobre el colectivismo [Gomez; R.; 2001]. (6)

Queda planteada entonces la problemática de si en el marco normativo del paradigma marginalista subyacen valores en los que se sustenta el marco teórico y estos son egoísmo e individualismo. Es discutible la afirmación de que tales valores son los que el paradigma intenta propalar a través de su "análisis". Más bien podría decirse que los recepta como producto de la historia y la tradición de las sociedades y encuentra que concebir de este modo "su marco normativo" contribuye a explicar y predecir "mejor" los comportamientos económicos como se han definido aquí. He aquí una conexión entre valores, presupuestos y discurso económico.

Ahora bien, ¿qué implica "explicar y predecir mejor" los comportamientos económicos?; sobre el problema de la explicación y predicción en la ciencia existen diversos enfoques. Así, bajo el paradigma marginalista, los investigadores económicos testean sus hipótesis con los resultados obtenidos por la aplicación de políticas económicas derivadas de la aplicación de teorías específicas. La cuestión crucial implica definir si la política económica aplicada produjo los resultados esperados a partir de la hipótesis en que se basa. El resultado será considerado positivo si resuelve el problema y además es consistente con el marco normativo. Por ejemplo, una determinada política puede resultar efectiva para producir como resultado reducir la tasa de inflación pero a la vez aumenta el nivel de desempleo cambia regresivamente la distribución del ingreso; entonces ¿se confirma o refuta la hipótesis? La respuesta dependerá del marco normativo de la teoría aplicada; y esto implica, en alguna medida, discutir "valores"; los valores implícitos en el marco normativo. Desde este punto de vista el paradigma marginalista como todo marco teórico involucra una marco normativo con ciertos valores.

Subyace al análisis del párrafo anterior un debate muy difundido en la disciplina económica respecto de la forma en que se validan o refutan las hipótesis en economía: el denominado "Friedman Twist" (7) entre Milton Friedman y Paul Samuelson. Samuelson sostiene que es necesario que los supuestos de las teorías económicas deben tener cierta correspondencia con la realidad que describen; en caso contrario, la teoría no puede validarse. Friedman, por su parte, sostiene que no es relevante la confrontación de los supuestos con la realidad; las hipótesis económicas se validan o refutan en función de los resultados que producen su aplicación mediante políticas económicas.

Por otra parte, si se adhiere a la noción de visión que exponen R. Heilbroner y W. Milberg se entiende como tal a "... los temores y esperanzas políticas, los estereotipos sociales y los juicios de valor – todos ellos, como hemos dicho sin articular- que impregnan todo pensamiento social... la visión y el análisis juntos forma el fundamento de todo lo que creemos conocer, principalmente en esta área tan restringida, pero tan importante, del conocimiento..." `(subrayado propio)

Los valores, así como los otros elementos que constituyen la denominada visión subyacente a cualquier tipo de pensamiento de índole social, pareciera que no se encuentran incorporados al análisis económico predominante. En este sentido, por construcción metodológica, el paradigma predominante se centra en el análisis de la conducta humana no incluyendo en su marco teórico los valores, las cuestiones políticas y otras cuestiones atinentes a las particularidades sociales diversas que puedan existir. Su núcleo conceptual de análisis es el individuo; como afirman Heilbroner y Milberg: " ... el fundamento visionario del pensamiento económico contemporáneo ha sido el opuesto, una afirmación de la fiabilidad del comportamiento individual gobernado por la racionalidad como condición suficiente para un orden sistemático y la prosperidad... Incluso el proyecto neokeynesiano, que identifica los fallos del mercado como causas de la disfunción económica, es en última instancia un respaldo de este punto de vista, puesto que eliminar los fallos del mercado, según los neokeynesianos, superaría la disfunción..."(subrayado propio).

Como se observa en este enfoque, los autores afirman que es necesario incorporar lo que llaman visión (similar a marco normativo) al análisis económico como un modo de ampliarlo y enriquecerlo.

Existen otras ramas -variantes del paradigma marginalista- como el institucionalismo y el neoinstitucionalismo que incorporan al análisis económico ciertas particularidades que provienen del tipo de instituciones que afectan el comportamiento económico y que permite efectuar análisis más apropiados a los "estados" de dichas instituciones en las diferentes sociedades; como por ejemplo el efecto de diferentes estructuras de los derechos de propiedad.

Al respecto, Ronald Coase (8) en su discurso de recepción del premio Nobel, en 1992, afirma: "Lo que distingue a los artículos de este libro no es el rechazo por la teoría económica existente -que presenta la lógica de la elección, y es de amplia aplicación-, sino el empleo de esta teoría económica para examinar la función que juegan en el sistema económico la empresa, el mercado y la ley... Sin ningún conocimiento sobre lo que se obtendría con arreglos institucionales alternativos es imposible elegir inteligentemente entre los mismos. Lo que necesitamos es, por lo tanto, un sistema teórico capaz de analizar los efectos de las modificaciones en dichos arreglos. Para hacerlo no es imprescindible abandonar la teoría económica estándar, pero hay que incorporar los costes de transacción al análisis; dado que mucho de lo que sucede en el sistema económico está diseñado para reducirlos o para hacer posible aquello que su existencia impide... Sin duda tendrán que añadirse otros factores también... Se ha realizado una excelente labor, pero queda aún mucho por hacer. Los trabajos más desalentadores que faltan concretar son los que se encuentran en ese nuevo tema de estudio: "El derecho y la economía".

En este sentido, el avance producido en organización industrial, y otros muchos campos de la economía, donde se han ido incorporando, toda vez que se han especificado, los costes de transacción, gracias al trabajo de Oliver Williamson, fundamentalmente, y otros como Alchian, Demsetz, Fama, Jensen, Meckling, North, Posner, etc. y donde se han comenzado a desarrollar las teorías de la agencia, los derechos de propiedad, de la información imperfecta, o los conceptos de selección adversa, riesgo moral, información asimétrica, elección bajo condiciones de incertidumbre y riesgo, etc., ese avance, sería muy bien acogido hoy por Coase y, a la vista de sus afirmaciones en 1992, le sorprendería la rapidez con que se ha llevado a cabo.

Ahora se sabe que la teoría económica ya no interpreta como "fallos" del sistema económico o de la organización económica la existencia de costes de transacción; los costes de transacción, como se viene afirmando, no son signos de ineficiencia o irracionalidad. Dada la naturaleza humana, y salvo que ésta se modifique, la existencia de tales costes de transacción, o lo que es lo mismo, la existencia de las instituciones (normas y reglas) que son las que imponen los costes de transacción, permiten que salvemos muchos de los problemas y obstáculos existentes en el mundo real, ya que los individuos no vivimos en "el cielo".

Cuando se analiza por qué algunos mercados funcionan mejor que otros o por qué hay mercados más desarrollados y eficientes en unos lugares que en otros, además de admitir que el grado de desarrollo económico influye, debemos añadir que una parte de la explicación reside en las instituciones y sus efectos sobre la economía. Las instituciones, según las define Douglass North, son las reglas del juego en una sociedad o, más formalmente, las restricciones artificialmente diseñadas que determinan la forma en la que los individuos interactúan (9). Toda sociedad, y especialmente los mercados, funciona gracias a las relaciones que se establecen entre los individuos. Y, por tanto, para que un mercado funcione deben existir normas que establezcan lo que se puede hacer o no; como las reglas de cualquier juego. Ningún individuo racional participaría en un juego en el que no existieran reglas; que no supiera qué está permitido y qué está prohibido, qué objetivo se pretende alcanzar y cuál sería -y cómo se llegaría- al final del juego.

De este modo, el neoinstitucionalismo, que se encarga de estudiar las reglas que regulan el juego social y que imponen castigos y generan incentivos a los participantes del mercado, sugiere una nueva línea de investigación, una nueva forma de enfocar el estudio de los sistemas económicos y aproximarse a la historia del pensamiento económico que permite ampliar o generalizar el enfoque microeconómico del comportamiento humano.

En definitiva, de acuerdo a Adam Smith es imposible que exista un mercado sin una legislación que proteja el derecho a la propiedad o que garantice el cumplimiento de los contratos. Esas reglas que rigen el juego de la sociedad, las normas que determinan el grado de eficiencia de los mercados, son las instituciones.

Entonces, a la luz del enfoque neoinstitucionalisra, que de algún modo contribuye a mejorar el análisis ortodoxo, cada sociedad define un conjunto de reglas que determinarán el nivel de riqueza que se puede generar y su distribución.

 

IV. LOS VALORES DE LA CULTURA ANGLOSAJONA

En el presente acápite se pretende enunciar brevemente los rasgos principales de lo que se denomina cultura anglosajona. A tal fin, se tomará como noción de cultura anglosajona a una de sus diversas expresiones como es la sostenida por Max Weber (10), es decir aquella cultura estaría basada en una ética de inspiración protestante calvinista que prohijaba la austeridad de vida, las virtudes del trabajo y el ahorro, en el que los pobres eran la imagen de la holgazanería y el abandono, y la riqueza personal, el premio de la virtud.

El mismo Weber sostuvo la difundida hipótesis acerca de que los valores subyacentes a dicha cultura (especialmente los valores derivados de la religión protestante) favorecían el desarrollo del capitalismo (una de las difundidas formas en que se denomina a la economía de mercado) uno de cuyos sustentos teóricos es el paradigma marginalista citado aquí. No obstante, dicha hipótesis ha sido criticada desde diferentes puntos de vista lo cuales no serán abordados aquí por exceder los objetivos del trabajo. Baste con mencionar que la economía de mercado se ha expandido en los últimos cincuenta años a diversas sociedades donde no necesariamente predominan tales valores como lo demuestra el desarrollo económico del Asia-Pacífico (Castells, 2000). La cuestión de cuales son los valores que favorecen u obstaculizan el desarrollo del capitalismo o economía de mercado es muy controvertida y no se pretende desarrollar aquí; solamente como contrapunto a la hipótesis de Weber cabe mencionar el siguiente párrafo de Rafael Termes del prólogo al libro "Economía y Ética. Raíces cristianas de la economía de libre mercado de Alejandro Chafuen "...la aportación de Chafuen a la investigación sobre la participación del pensamiento católico en el desarrollo del capitalismo a la que dije quería referirme, consiste en señalar las vías por las que las ideas de los escolásticos españoles pasaron a los economistas franceses, holandeses, alemanes e italianos, y la manera cómo estas ideas influyeron en el siglo XVIII en la escuela escocesa de Ferguson y, sobre todo, en Francis Hutcheson. Es bien sabido que Hutcheson, autor de la famosa frase "la mayor felicidad del mayor número", fue quien, en la Universidad de Glasgow y en su condición de profesor de Filosofía Moral, hacia 1737, más impronta dejó en el joven Adam Smith, quien después de haber publicado en 1759 su primer libro, La teoría de los sentimientos morales, en 1776 dio a luz, tras larga gestación, la primera edición de su Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, obra por la que se le considera como el fundador del capitalismo, aunque la verdad es que tal sistema no lo ha inventado nadie sino que surge espontáneamente de la natural manera de ser del hombre. Adam Smith lo que hizo fue describir y explicar racionalmente el funcionamiento del sistema, con lo cual es más bien acreedor al título de creador de la economía como ciencia moderna ..."(Termes, Rafael, 1991)

La vinculación que se establece entre los discursos de autores de escolásticos españoles, franceses y holandeses que impregnan el pensamiento de Adam Smith resulta relevante a los fines de este ensayo, a saber, el origen de los valores subyacentes al pensamiento económico moderno no se ubican solamente en el discurso de autores de origen anglosajón.

Luego, el mismo autor afirma " ... el capitalismo no se desarrolla en el vacío, sino que vive en el entorno constituido por un determinado sistema ético-cultural y un concreto sistema político-jurisdiccional que, respectivamente, motiva y enmarca la actuación de los agentes del sistema económico. Y son estos dos sistemas los responsables de los fallos mencionados, ya que, como dice el Papa Juan Pablo II, en la encíclica Centesimus annus, estas críticas van dirigidas no tanto contra un sistema económico, cuanto contra un sistema ético-cultural ..."(Termes, Rafael, 1991)

Finalmente una aportación relevante para el análisis de la relación cultura-desarrollo económico, en palabras de Hernando de Soto, sugiere que sostener que el factor cultural subyace al éxito en lugares tan disímiles como Japón, Suiza o California y que la cultura a su vez da cuenta de la pobreza relativa de lugares tan dispares como China, Estonia o Baja California es peor que inhumano: no es convincente. La brecha entre Occidente y el resto del mundo es demasiado grande como para una mera explicación culturalista. [de Soto, Hernando; 2002]

 

V. EL PARADIGMA DE ANÁLISIS ECONOMICO PREDOMINANTE Y LA "INVASIÓN" DE LOS VALORES DE LA CULTURA ANGLOSAJONA HACIA LAS RESTANTES CULTURAS

Finalmente, explicitadas las nociones de la economía, su método y paradigma predominante y de la visión/marco normativo subyacente al mismo; por un lado, y la noción de los valores en los que se impregna la cultura anglosajona, así como la evolución del desarrollo capitalista en diferentes regiones con diversos valores culturales, resta por plantearse el interrogante central del presente ensayo:

¿Contribuye el discurso económico predominante a privilegiar ciertos valores por sobre otros propendiendo a una universalización de la cultura anglosajona?

En primer lugar, se debe anticipar que no es posible dar una respuesta unívoca y definitiva sobre la cuestión dada la profusa controversia existente sobre la relación entre desarrollo económico (y, por lo tanto en el discurso económico en que se basa ese desarrollo) y valores culturales. Sin embargo, existen ciertos indicios que, probablemente permitirían concluir en una respuesta negativa.

El fundamento de tal respuesta, surge del análisis de las afirmaciones previamente realizadas:

    1. Si el paradigma marginalista plantea una especie de estudio social; que no incorpora como elemento de análisis la cuestión de los valores y su escala tanto a nivel individual como a nivel social, dado que mantiene una estructura de preferencias (gustos) constante sin preguntarse cómo y por qué se forma la misma; entonces es factible afirmar que no funda su análisis en un conjunto de valores determinados a priori que le dé validez a sus explicaciones, sino más bien que los ignora como fuente explicativa de la conducta económica de la gente. Ello es deliberada y explícitamente por razones epistemológicas que tienen como objetivo central la búsqueda de explicaciones sistemáticas y universales del fenómeno de la elección humana. De este modo a partir de supuestos simples deduce comportamientos de tipo general y, por lo tanto, de aplicación universal. Por ello, en lugar de que el discurso resulte de una determinada visión (en el sentido dado en este ensayo) junto al análisis correspondiente, es finalmente análisis puro (Silberberg)
    2. Si la hipótesis de pto. 1 deja de lado la existencia de los valores que subyacen como presupuestos en el marco normativo del paradigma marginalista, dado que se presupone que existe una sociedad como un complejo heterogéneo y plural de agentes individuales independientes que se caracterizan por ser egoístas e insaciables (se prefiere "más" que "menos") y que, en un contexto de recursos limitados, el problema económico es el estudio de las elecciones racionales bajo escasez., se podría afirmar que estos presupuestos implican la asunción de un valor (Gomez, R.)
    3. Si los valores de la cultura anglosajona se sintetizaron como la virtuosidad del trabajo y el ahorro, la austeridad y la riqueza personal (Weber, Max)
    4. Si, se tiene en cuenta la cuestión epistemológica discutida en la disciplina acerca de la necesariedad o no de la relevancia (correspondencia con la realidad) de los supuestos; por lo tanto, los presupuestos de egoísmo e insaciabilidad del hombre son de tipo más bien instrumental que éticos; (Friedman, M.)
    5. Si se tiene en cuenta que sociedades con pautas culturales muy diversas han logrado desarrollo económico capitalista significativo en las última décadas (de Soto, Hernando) y (Castells; M.)
    6. Si el neoinstitucionalismo amplía y enriquece el análisis marginalista incluyendo las diversos diseños institucionales que afectan el desarrollo de los mercados y la economía (Coase, Eggertsson, Arruñada)
    7. Si existen autores provenientes de diferentes sociedades y culturas que aportaron al desarrollo del discurso económico que luego se plasmó en el paradigma económico predominante (Chafuen, Alejandro)

Entonces, desde el punto de vista conceptual resulta altamente dificultoso establecer claramente una conexión entre difusión de valores culturales anglosajones y discurso económico predominante, a la luz de las herramientas metodológicas y conceptos utilizados aquí. De las afirmaciones precedentes surgen algunos aspectos que abonan a tal conexión a partir de los supuestos de "egoísmo" e "insaciabilidad". No obstante, los aportes del neoinstitucionalismo y las investigaciones respecto del origen de las hipótesis esenciales que dieron sustento a la elaboración del paradigma marginalista constituyen, a mi entender, evidencias que refutan razonablemente la vinculación entre el discurso del paradigma de la economía predominante y la eventual universalización de los valores anglosajones.

Si esto es así, habrá que buscar las razones del hipotético avance de los valores de la cultura anglosajona sobre las demás en otras fuentes y no en el discurso económico predominante (paradigma marginalista). Por supuesto, quedan pendientes temas de análisis concomitantes a éste tal como si con dicho enfoque económico nos podemos dar por satisfechos o no en materia de las explicaciones que brinda y su eventual aplicación a la solución del problema económico. Pero ésta es una cuestión diversa, que ha sido abordada por otras corrientes del pensamiento económico, algunas mencionadas ya, como el enfoque keynesiano, el institucionalismo (y sus versiones "neo") así como también otras no mencionadas (como el marxismo y su "neo").

La cuestión central es que en el campo intelectual el predominio se ha dado a través del paradigma marginalista, especialmente luego de la denominada "revolución de las expectativas racionales".

Y entonces cabe preguntarse: ¿hacia donde vamos? . Algunas pistas nos la dan Heilbroner y Milberg cuando afirman: "...Hoy en día, y hasta donde alcanza nuestra vista, ni la dinámica de clases del primer período, ni los problemas de un universo de agentes económicos competitivos parecen adecuados para constituir la suposición de fondo de la que puedan surgir las visiones y las analíticas necesarias para dar forma a un pensamiento económico pertinente..."

"... Sólo si los mercados no se contemplan simplemente como máquinas de asignación de recursos, sino como ideas sociales que sirven a una función social, el papel de la estructura organizativa, las innovaciones tecnológicas, y las normas culturales y hábitos se integrarán de un modo más adecuado en el análisis económico..."

En otras palabras, los enfoques/paradigmas actuales y preexistentes referidos al problema económico resultan insatisfactorios por sus propias visiones y aparatos de análisis. Esto se ve en alguna medida atemperado por el aporte del enfoque neoinstitucionalista; pero no obstante ello, se puede afirmar que el problema económico en su actual dimensión transciende a los enfoques existentes.

 

VI. LA TRANSCENDENCIA DEL PROBLEMA A LOS ENFOQUES EXISTENTES

Ahora bien, como se afirmó en el acápite anterior, si el problema trasciende a los enfoques existentes, se podrían plantear al menos, dos caminos alternativos. Uno de ellos es el replanteo del paradigma predominante en sus diversos aspectos: normas, presupuestos y valores que impregnan el pensamiento económico y los problemas que a partir de él se plantean. Este camino es y será seguramente lento y azaroso porque el paso de un paradigma a otro es de por sí dificultoso. Primero, porque hay que generar un nuevo paradigma y luego, porque la tendencia natural por mucho tiempo es seguir observando los mismos problemas y brindar las mismas respuestas que el paradigma vigente plantea.

El otro camino posible, es plantear un enfoque transdisciplinario donde la economía con sus respuestas se complemente con otras disciplinas para un abordaje más rico y fructífero del problema económico y sus adyacencias. Es como plantea Víctor Massuh: "...deseo llamar la atención sobre el hecho de que uno de los progresos mayores que hoy se espera de la ciencia es el que conduce a la sabiduría. Es decir, hacia un conocimiento que, sin dejar de ser riguroso, se complete con algo más: la sensibilidad humana, la apertura al otro, a otras disciplinas, la ética, el arte, las letras, la vivencia religiosa ..." (Massuh, V., 1998)

Sin dudas, este es un enfoque transdisciplinario que probablemente sea muy difícil de compatibilizar pero que parece estar a la altura de la naturaleza esencialmente compleja del problema económico. Consiste en plantear -permitáseme la metáfora- el "salto cuántico" del conocimiento científico hacia la sabiduría (11) entendiendo por ésta a "... un saber donde la verdad, el bien, la belleza y lo sagrado procuran integrar sus respuestas en un conjunto coherente y un estilo de vida ..." (Massuh, V., 1998)

Este es el camino más largo y difícil pero que se vislumbra como el más fecundo para que los valores culturales, la innovación tecnológica, la organización de los mercados y la tradición sean los "actores" del escenario constituido por los problemas económicos y sociales de nuestro tiempo. En definitiva, significa construir una nueva visión que permita un análisis quizás menos pretendidamente universal pero más fecundo que el actual , esto tiene que ver en alguna medida con la construcción de un mundo multicultural con mayor prosperidad económica.

 

VII.BIBLIOGRAFÍA

ARRUÑADA, Benito, "La estructura contractual de la empresa", R. Febrero (ed.), Qué es la economía, Madrid, Pirámide; 1997.
CALDWELL, Bruce; "A Critique of Friedman´s Methodological Instrumentalism". Southern Economic Journal; 1980.
CASTELLS; Manuel; "La Era de la Información: Economía, Sociedad y Cultura"; Ed. Siglo XXI, Vol. III; 1999.
DE SOTO; Hernando; "El Misterio del Capital"; Ed. Sudamericana; 2002.
GOMEZ, Ricardo; "Problemas metodológicos en ciencias sociales"; Seminario dictado en Universidad de Mar del Plata – Junio 2001.
Heilbroner; Robert y MILBERG, William; "La crisis de visión en el pensamiento económico moderno"; Ed. Paidós; 1998.
KUHN, Thomas; "La estructura de las revoluciones científicas"; Ed. Fondo de Cultura Económica; México; 1985.
MASSUH; Víctor; "De la Ciencia a la Sabiduría"; diario "La Nación"; Suplemento Cultural; Domingo 4 de junio de 2000.
SCHEIN, Edgar; "La cultura empresarial y el liderazgo"; Ed. Plaza y Janes; 1988
SILBERBERG, Eugene; "The structure of economics, a mathematical analysis" Mc. Graw Hill; 2nd.. Edition, 1990.
CHAFUEN, Alejandro; "Economía y ética. Raíces cristianas de la economía de libre mercado; Ed. Rialp, Madrid, 1991.
WEBER, Max; ; "The Protestant Ethic and the Spirit of Capitalism; New York: Scribner's Press, 1958.

 

NOTAS

1.  Convegno "Globalizzazione e Umanesimo Latino; New York; 1-3 de mayo de 2000.
2.  Se adoptará como concepto de "valor" a las interpretaciones simbólicas sobre la naturaleza de la realidad acerca de lo que debe ser, a diferencia de lo que es. Por ejemplo, afirmar que el trabajo es preferible al ocio es la traducción de un valor determinado donde algo es mejor que otra cosa [Schein, Edgar; "La cultura empresarial y el liderazgo"; Ed. Plaza y Janes; 1988
3.  Ello implica que, a diferencia de las ciencias exactas y naturales, los seres humanos "eligen" entre alternativas en lugar de encontrarse gobernados por leyes de la naturaleza como ocurre con los átomos o las estructuras moleculares.
4. En el caso de no existir escasez cambiaría radicalmente el enfoque de la economía y probablemente de las demás ciencias sociales.
5.  Si no fuera así aunque la oferta de bienes fuere limitada, no necesariamente serían escasos.
6. Respecto del concepto de egoísmo, no necesariamente se está proponiendo el uso de un modelo de ser humano maximizador del consumo material. Antes, al contrario, su función de utilidad incluye todo tipo de variables... [Y aunque] es cierto que el modelo tendrá dificultades para predecir conductas individuales, como por qué alguien arriesga o no su vida para salvar a otra persona que está ahogándose. Si embargo, es eficaz en las predicciones generales, como que el número de personas dispuestas a arrojarse al agua disminuye con la peligrosidad del gesto o aumenta con la cercanía familiar entre ambas personas... Tampoco debe tildarse el modelo económico de egoísta. Por el contrario, no sólo las conductas individuales altruistas, sino también las pautas generales de carácter cooperativo tienen cabida dentro de la hipótesis de maximización de la utilidad. A tal fin ver Arruñada (1997), pp. 603-4].
7.  Según lo rotuló Bruce Caldwell en su artículo denominado "A Critique of Friedman´s Methodological Instrumentalism" publicado en Southern Economic Journal en 1980.
8.  Véase North (1984), pp. 31-34. North especifica que los cimientos de una teoría de las instituciones son: "1. Una teoría de los derechos de propiedad que describa los incentivos individuales y sociales del sistema. 2. Una teoría del Estado, ya que es el Estado el que especifica y hace respetar los derechos de propiedad. 3. Una teoría que explique cómo las diferentes percepciones de la realidad influyen en la reacción de los individuos ante la cambiante situación «objetiva»" [North (1984), p. 22].
9.  Autor del celebre artículo "La naturaleza contractual de la firma" que dio origen a una de las variantes de la corriente institucionalista en la disciplina económica.
10.  Según sostiene en "The Protestant Ethic and the Spirit of Capitalism; New York: Scribner's Press, 1958.
11.  Nótese que un concepto proveniente de la física ayuda a comprender y expresar el tránsito de un estadio del conocimiento a otro; esto es que la ciencia tiende a fecundar campos ajenos.

 

 


Portada y Contenido / Cover and Contents 
Instrucciones para los autores /Instructions for Authors
Consejo Editorial/Editorial Board  
   

Theomai: palabra de origen griego que significa ver, mirar, contemplar, observar, pasar revista, comprender, conocer
Theomai is a word of greek origin wich means: to see, to contemplate, to observe, to understand, to know

theomai@unq.edu.ar



Revista Theomai es una publicación de la Red de Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo
Theomai Journal is published by  Society, Nature and Development Studies Network
Vinculada al Programa Prioritario de Investigaciones "Continuidades y Cambios en la Argentina Rural del Siglo XX"


Universidad Nacional de Quilmes