Revista THEOMAI   /  THEOMAI   Journal
Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo / Society, Nature and Development Studies

 

número especial (invierno de 2004)  
special issue (winter of 2004)

                 

 

                             

Comportamiento proambiental.
Una aproximación al estudio del desarrollo sustentable con énfasis en el comportamiento persona-ambiente
(1)

 

Joel Martínez-Soto*

 

* Facultad de Estudios  Superiores Zaragoza; Universidad Nacional Autónoma de México. E-mail: masjmx@yahoo.com.mx

1) Este estudio forma parte de un programa de financiamiento  otorgado por DGAPA PAPIIT UNAM, Clave IN303301.  El autor agradece al Prof. Marcos Bustos Aguayo  por su significativa ayuda  en la elaboración de este estudio.

 

1. Introducción.

Desde principios del siglo pasado, se ha venido señalando cómo ciertas cualidades del ambiente actúan como inductores de una gran variedad de comportamientos de los seres humanos; entre los principales destacan: el clima, la densidad de población, calidad del aire y ruido, entre otros.

Sin embargo, la psicología científica se ha incorporado tardíamente al estudio de esta problemática ambiental ya que el desarrollo de la disciplina psicológica relacionada con el medio ambiente, la Psicología Ambiental, surge hasta bien entrada la década de los 60s.

Desde entonces, la bibliografía y los eventos sobre este tópico han ido aumentando. Sin embargo, en México y en general en Latinoamérica existe poca participación de la Psicología Ambiental en los programas educativos y mucho menos investigaciones con el fin de determinar cómo intervienen los eventos medioambientales sobre la conducta humana y animal.

En investigación en el área de Psicología Ambiental hay mucho por hacer, tanto en la fase básica como aplicada. En consecuencia se hace evidente la necesidad de incluir el conocimiento teórico y práctico de las relaciones humanas entre sí y con el ambiente.


2.  La psicología ambiental como enfoque teórico interdisciplinario.

Mercado (2001), sostiene que los campos del conocimiento de los cuales son derivados los repertorios profesionales, son inventos del hombre para enfrentar las limitantes al estudiar la realidad. Por tanto al intentar recortarla siempre encuentra límites borrosos entre las disciplinas. Algunos ejemplos son: Biología Molecular, Neuropsicología, Ingeniería Ambiental, Psicología Ambiental, entre otras.

Además, afirma el autor, nos preocupa que hay procesos de deterioro del ambiente causados por el hombre. Estos procesos de deterioro son un problema complejo de índole sociológico, antropológico, psicológico, económico, es decir, transdisciplinario; el problema ambiental atraviesa todas las disciplinas.

Menciona que somos los seres humanos quienes extinguimos especies, acabamos con los recursos no renovables. Por tanto tenemos que darnos cuenta que los problemas sociales han sido estudiados fuera de su entorno.

No obstante, hemos llegado a un punto como especie dominante en el planeta Tierra, y hemos causado tal crisis ambiental que finalmente hemos generado un saber ambiental que resulta un llamado a la reconstrucción social del mundo (Leff, 1998). El ser humano en la actualidad se plantea como imposible pensar en lo real y en la historia, independientemente del conocimiento y del saber que construyen al mundo y al mismo tiempo lo destruyen.

En la educación ambiental lo mismo que en la educación liberadora todos somos aprendices y maestros. Pero ese proceso de transmisión de saberes siempre se ha dado dentro de relaciones de poder de quien detenta un saber, de relaciones de dominación maestro - alumno, de relaciones de autoridad y de prestigio por la propiedad de un saber codificado, aprobado, certificado.

La complejidad de la problemática ambiental no sólo implica aprender nuevos hechos (de mayor complejidad), sino que abre una nueva perspectiva desde todas las disciplinas, incluyendo la pedagogía, y la psicología, a través de una nueva racionalidad que significa la reapropiación del conocimiento desde el ser del mundo (der Welt sein) y del ser humano en el mundo (um der Welt sein) de los existencialistas, desde el saber y la identidad que se forjan y se incorporan al ser de cada individuo y cada cultura.

Ante la crisis ambiental, la psicología de la complejidad ambiental no es la del conformismo. Es, al contrario, la inducción de la imaginación creativa y la acción solidaria, la visión prospectiva de una utopía fundada en la construcción de un nuevo saber y una nueva racionalidad; la puesta en acción de los potenciales humanos y la fecundidad del deseo, para restaurar, conservar y proteger la naturaleza.

Si la crisis ambiental da cuenta de la pérdida de la utopía científica del mundo planificado centralmente sobre la base de certezas y capacidades predictivas, entonces la educación y la psicología deben preparar a las nuevas generaciones no sólo para aceptar la incertidumbre (ante el desastre ecológico y capacidades de respuesta competentes ante lo imprevisto); también debe preparar nuevas mentalidades capaces de comprender las complejas interrelaciones entre los procesos objetivos y subjetivos que constituyen sus mundos de vida, para generar habilidades innovadoras para la construcción de lo inédito.

Por ello, es necesario que los objetos de estudio sean construidos desde la visión holística del conocimiento interdisciplinario. Así, ciencias como la geografía, urbanismo, lingüística, medicina, economía, sociología, antropología, historia, filosofía, biología, pedagogía, entre otras; y también sus diversos paradigmas y estrategias metodológicas son determinantes para entender la relación del hombre con su entorno.

De hecho, los acontecimientos que se suceden en nuestro entorno son de naturaleza múltiple; por una parte se tienen los de carácter biológico, que conciernen a la preservación de la vida física y orgánica, abarcando desde la simple ubicación espacial de los seres y los objetos, hasta la realización de las funciones de intercambio de materia y energía con el medio, y las de relación y coordinación interna.

En otro eje se encuentran las actividades de carácter social, derivadas de la interacción del ser individual con sus semejantes, estableciéndose una red de conexiones inmateriales que posibilitan el incremento colectivo de las capacidades de satisfacción de necesidades vitales y la formación de un "ente comunitario" que concreta y da orden a las expectativas de vida en grupo, que los seres humanos poseen de manera innata.

En una tercera esfera se reúnen los acontecimientos de carácter psíquico, que se originan en la vida interior de la mente, en la cual se genera una fuerza espiritual orientada según la experiencia propia y original de cada individuo. Gracias a ella se hace posible la busca y encuentro de un sentido o razón de la existencia y el otorgamiento de significados hacia las múltiples manifestaciones de la realidad.

Es importante señalar que los tres ejes vitales mencionados, separados entre sí por razones de claridad en su exposición, se hallan estrechamente vinculados en el ámbito de la realidad concreta, produciendo interconexiones entre acontecimientos diversos que les permiten influirse mutuamente.

Con el modelo interdisciplinario como paradigma, surgió la Psicología Ambiental a principios de los sesentas, como es conocido, e incluyó desde su inicio enfoques y paradigmas médicos, psiquiatría, antropología, ecología, arquitectura, ingenierías, geografía, entre otras (Lándazuri, Hernández, Terán, y Gonzáles, 2002).


3.  La psicología y los problemas ambientales

Se puede empezar este apartado brindando una cita correspondiente a Leff (1997), quien da por hecho que todo evento es unitario, y que su fragmentación disciplinar responde únicamente a intereses de tipo profesional con el fin de poder interpretar mejor dichos eventos, y así el ambiente aparece como una expresión de los diferentes ordenes de lo real. La psicología al abordar el estudio de los eventos psicológicos pretende abordar los aspectos referentes al elemento comportamental de los problemas psicológicos. Por tal motivo el principal afectado por los problemas ambientales no es el ser humano únicamente; la naturaleza misma, y todos los seres vivos que se encuentran en ellas también resultan afectados por la degradación del medio ambiente natural, esto responde al estudio de aspectos relacionados con el comportamiento del ser humano por ser el principal agente degradador del medio ambiente; por lo tanto la primera cuestión es que sí los problemas ambientales existen como tales, a nivel psicológico, es en donde podemos ubicar la génesis de los mismos (Corral y Obregón, 1992) sin embargo se pueden orientar en términos de identificar cuáles son los factores disposicionales, en el estudio de los predictores ambientales; y así quizás el problema se ubique en la alteración de los "predictores internos" tal como lo suponen los psicólogos de corte cognoscitivista, quienes hablan de tales predictores internos refiriéndose a las actitudes, las creencias, el conocimiento, etc.

 

Una de las expresiones más equívocas en los discursos sobre la crisis ecológica es la de problemas ambientales. En realidad se trata de problemas de la humanidad y,  por ende, del comportamiento humano. Son los comportamientos de las personas los que provocan un incremento de la gravedad de un problema ambiental; y es sobre la vida de las personas sobre las que influye la alteración de un parámetro ambiental (Corraliza y Gilmartin, 1996).

           

Se considera importante estudiar los problemas ambientales desde la perspectiva psicológica dadas las condiciones en las que se puede ver involucrada la persona y que vienen a afectar las relaciones e interacciones del organismo y el ambiente; por tal motivo es importante hablar del impacto que tiene el ambiente sobre la persona, y el impacto que tiene la persona sobre su ambiente ya que en el estudio de la conducta desde una perspectiva objetiva y científica se refiere siempre a las relaciones establecidas entre el organismo y el ambiente, pero también a la relación íntima y reciproca que existe entre la inseparabilidad de la actividad del organismo y los eventos del ambiente (Ribes, 1985).

 

Saerget, (citado por Zaragoza, 1999) al referirse a los conceptos de Psicología Ambiental y cambio social, nos refiere que "la difundida percepción pública del deterioro de la calidad de vida urbana, también da su momento a este nuevo campo, como hacer una empresa entre algunos diseños profesionales y psicológicos acerca de los efectos que integran el ambiente en los humanos y sus satisfactores" (p.99). De este modo consideramos importante hablar de los problemas ambientales en las nuevas relaciones que se están estableciendo entre el organismo y su ambiente y en términos sobre qué nuevas formas de comportamiento se están generando en los organismos y en las personas. Los problemas que ha generado el uso irracional de los recursos naturales y los desechos materiales de las sociedades confirman la crisis ecológica por la que atraviesa nuestra civilización. Pero en este problema se encuentran involucrados no sólo aspectos técnicos, sino paralelamente aspectos conductuales (Maloney y Ward, (1973; cit. en Obregón, 1996). Por último es importante estudiar los problemas ambientales con la finalidad de identificar en qué sentido la elaboración teórica conceptual de la psicología se está enriqueciendo a partir de la aportación de la investigación ambiental, y en qué medida las investigaciones se adscriben al desarrollo de las leyes generales de la conducta, la cual aún cuando se trate de abordar problemas de tipo ecológico, si estos se abordan desde la perspectiva de la psicología, deben de tener algún impacto en las leyes generales de la conducta.


4. Conducta proambiental

Habiendo caracterizado a la psicología ambiental, y el rol de la psicología en el estudio de los problemas ambientales, podemos pasar a definir el comportamiento buscado para “contraatacar” dichos problemas, el cual se le ubica como comportamiento proambiental (CPA). Al llegar a este punto ya hemos asumido que la CPA es uno de los temas de estudio de la Psicología Ambiental. Dado el carácter aplicado de la psicología ambiental, la búsqueda de características comportamentales que resulten en el cuidado del medio ambiente debe ser uno de los objetivos principales de esta rama de la psicología.

En la literatura sobre el tema esta conducta recibe diferentes nombres como “conducta protectora del ambiente”, “Conducta pro ecológica”, “conducta ambiental responsable”, “conducta ecológica responsable” (Hernández e Hidalgo, 1998) así como “conducta ambiental amigable” (Allen y Ferrand, 1999; Bratt, 1999  cit. todos por Bustos 2000a), empleado así más recientemente. Sin embargo cabe destacar que este término no puede ser definido satisfactoriamente, ya que existe una variedad de enfoques. Por ejemplo para algunos autores, la CPA (lo que de aquí en adelante denominaremos como las siglas de Conducta Proambiental) es un hábito; para otros es una conducta intencional y dirigida; y algunos más indican que la CPA solamente puede surgir de manera forzada.

Otro punto importante lo constituyen las razones por las cuales es fundamental precisar el término de CPA dentro de la investigación de este tipo de comportamiento. Dentro de éstas se encuentran las tres siguientes: que una definición no pertinente podría encauzar de manera errada los esfuerzos de la investigación, que los resultados podrían conducir a conclusiones erróneas acerca de la CPA o brindar propuestas de intervención ambiental inadecuadas; y que una educación ambiental que no incluya la definición de la conducta- meta (CPA) a desarrollar en estudiantes es una educación que presenta lagunas en la claridad de sus objetivos. Por ello, Corral Verdugo (2000a) realizó una  revisión de las características distintivas del término con el fin de incrementar la comparabilidad de las investigaciones, evitar las conclusiones erróneas sobre esta conducta, y contar con una definición más precisa para el desarrollo de objetivos claros de educación ambiental. De acuerdo con su análisis las características  fundamentales de la conducta proambiental son:

- Es un producto o resultado, es decir de la preservación de los recursos naturales o al menos la reducción del deterioro.
- Es efectiva, en el sentido de ser intencional y resultado de desplegar habilidades concretas. 
- Presenta un cierto nivel de complejidad, pues requiere la anticipación del resultado de la acción, deliberación para actuar y dirección hacia una meta concreta.

Entonces la CPA podría quedar definida como “el conjunto de acciones intencionales, dirigidas y efectivas que responden a requerimientos sociales e individuales que resultan de la protección del medio” (Corral Verdugo, 2000a). Sin embargo para diversos autores no importa el que la Conducta Proambiental esté dirigida de manera deliberada y consciente a la preservación, mientras que en contraste para otros, el desarrollo de una intención o conciencia ecológica es importante. Sin embargo dentro de este último caso, sería fundamental el precisar que el desarrollo de la responsabilidad ecológica como conciencia es una de las estrategias más importantes para inducir la adquisición de una competencia proambiental, una motivación por el cuidado del medio y de ahí la conducta de preservación. Así, por tanto, quedarían fuera las acciones que fuesen forzadas, involuntarias o aleatorias. Entonces de esta manera, la CPA al ser deliberada forma parte de un estilo de vida que requiere de una tendencia más o menos permanente de actuación.

Los psicólogos ambientales han abordado el estudio de una buena variedad de conductas ecológicas responsables: reducción del consumo de productos, reuso y reciclaje de objetos, uso racional de energía, preservación de la estética ambiental, cuidado de animales y plantas e involucración de las personas en movimientos de preservación del ambiente, entre otros. Actualmente algunos temas ecológicos sobre la promoción de la conservación de los recursos ambientales se han centrado en áreas: manejo de los residuos reciclables y desechos, uso eficiente de energéticos, contaminación del aire, protección de las áreas verdes y en menor proporción los estudios sobre la conducta de conservación del agua y conservación de los suelos (Bustos 2000). En menor cantidad existen, en nuestro país estudios relacionados con la preservación de los ecosistemas,  pues  de los pocos estudios que de por sí existen en nuestro país con respecto al tema,  casi toda la investigación del CPA  se ha centrado en problemas ambientales del contexto inmediato y directo de los sujetos (Hogar, escuela, barrio). Existen muy pocos estudios que aborden el involucramiento de las personas en problemas locales como la degradación de ecosistemas (Corral, 2002). Por ejemplo, Syme, Beven y Sumner (1993) investigaron las motivaciones y situaciones que promovían el que los sujetos se involucraran en actividades de protección de un pantano en Australia. Los autores concluyen que es fundamental entender estos factores, aparte de los fenómenos de cuidado del ambiente que ocurren en escenarios construidos (v.g. Ciudades). Otro estudio es el de Baasell-Tillis y Tucker-Carver (1998), quienes describen las prácticas de cuidado y de degradación de los ecosistemas marinos en EE.UU., que llevan a cabo los dueños de las embarcaciones de recreo. Entre esas prácticas, las autoras investigaron la disposición de residuos sólidos y orgánicos en las costas y en alta mar, así como los reportes de reciclaje de productos en los botes.


4.1 El futuro de la investigación del comportamiento proambiental

Es indudable el avance que ha experimentado la investigación del CPA en apenas tres décadas. Como lo muestran los hallazgos encontrados ahora se sabe más acerca de las características personales y las condiciones que propician el actuar proambiental en las personas (al menos se sabe mas, pero de otros países). Así es posible identificar, con mucha claridad una buena variedad de problemas  que plagan la investigación de las conductas protectoras del ambiente que de acuerdo con Corral-V Y Pinheiro  (1999) son: 1) A pesar del conocimiento que hasta ahora se ha adquirido, lo que no sabemos acerca de la conducta responsable con el medio, es mucho más de lo que conocemos en él. 2) Aunque la conducta proecologica acontece en los escenarios cotidianos de la calle, el trabajo, la casa, los sitios recreativos, en interacciones entre los individuos  y su ambiente, la mayoría de las investigaciones de la CPA se llevan a cabo en escenarios artificiales. 3) Otro problema más es la concentración de los esfuerzos de investigación en áreas geográficas bien delimitadas de nuestro planeta.


5. Conclusiones

Es importante examinar el hecho que revelan las aproximaciones teórico y empíricas obtenidas dentro del estudio de los problemas ambientales  considerándolos ahora bajo la óptica de la psicología social ambiental.

Es así como se parte del hecho de que los problemas ambientales son originados por nosotros como seres humanos por naturaleza sociales generadores de cambios ambientales, en ocasiones mediados por nuestra condición social más que ambiental, es decir en busca de la satisfacción de nuestras necesidades, lo cual origina le responsabilidad de saber hacer uso de nuestros recursos naturales.

De ahí que sea interesante la exhibición de esquemas que nos explican, bajo una metodología propia de las ciencias sociales (psicología ambiental, encaminada al estudio del comportamiento persona ambiente) , la exposición conceptual  bajo la cual se traslada el concepto del comportamiento ecológico a través del estudio de una serie de variables relacionadas con  factores psicologicos, sociodemográficos y situacionales .

Por extensión en el presente trabajo no se trabajo con el concepto de de la Educación Ambiental (EA), la cual finalmente le da sentido  a la investigación psicológica. En donde: “La meta de la Educación Ambiental es formar una población consciente y preocupada por el medio y por los problemas relativos a él; una población que tenga los conocimientos, las competencias, la predisposición, la motivación y el sentido de compromiso que le permita trabajar individual y colectivamente en la resolución de los problemas actuales” UNESCO, Conferencia de Belgrado 1975.  Sin embargo es esta la pricipal impulsora de los estudios generados en la investigación del comportamiento ecológico, para una  “economia  del comportamiento humano centrado en un uso adecuado de sus recursos naturales” , recordando la frase de un reconocido colega, que anticipa el hecho que de alguna manera ahora estamos haciendo uso de recursos que pertenecen a nuestros nietos, no a nosotros.


Bibliografía

BAASLL-TILLIS, P., Y TUCKER-CARVER, J.: “Garbage  and sewage disposal from recreational boats” . Journal of Environmental Health,  60, 8-20, 1998
BARKER, R. G. and University of Kansas. Midwest Psychological Field Station: Ecological psychology; concepts and methods for studying the environment of human behavior. Stanford, Calif., Stanford University Press, 1968.
BUSTOS, A.M: Estrategias conductuales antecedentes para el fortalecimiento de la separación de residuos sólidos reciclables en FES Zaragoza. Tesis de Maestría, UNAM, 1999.
BUSTOS, A.M.: Cogniciones y Motivos Para la Conservación de Agua Potable.
Manuscrito no Publicado, UNAM. FES-ZARAGOZA, 2000a.
CANTER, D. V. and P. STRINGER:
Environmental interaction: psychological approaches to our physical surroundings. New York, International Universities Press, 1976.
CORRAL VERDUGO Y PINHEIRO, J.: “Condičoes  para o estudo do comportamento proambiental” . Estudos de psicología, 4, 7-22, 1999.
CORRAL, V, Y OBREGÓN, F.: “Modelos predictores del comportamiento proambientalista”. Revista Sonorense de Psicología, 6, pp. 5–14, 1992.
CORRAL, V.:. “La definición del comportamiento proambiental”. La Psicología Social en México, Vol. 8, pp. 466-467, 2000a.
CORRAL, V.: Comportamiento proambiental. Una introducción al estudio de las conductas protectoras del ambiente.  Resma: Tenerife, España, 2001.
CORRAL, V. V.: Aportes de la Psicología ambiental en pro de una conducta ecológica responsable. En: J. Guevara, M. Landázuri y A. Terán: Estudios de psicología ambiental en América Latina. México: UAP, UNAM Iztacala, Conacyt. pp. 71-95, 1998.
CORRALIZA, J. A. Y GILMARTÍN M. A.: Psicología Social Ambiental. Ideas y contextos de intervención. En Alvaro, J. L. y Garrido, A. (Coords.): Psicología Social Aplicada. España: MacGraw-Hill.
Pp. 409-426, 1996.
DUNLAP, R., Y VAN-LIERE, K.:
“The New Environmental Paradigm”. Journal of Environmental Education, 9, pp.10-19, 1978.
HERNÁNDEZ, B. E HIDALGO, M. C.: Actitudes y creencias hacia el medio ambiente. Psicología ambiental. Aragonés, J. I. Amérigo, M. (compiladores) España: Pirámide. pp. 281-302, 1998.
HINES, J. M., HUNGERFORD, H. R. Y TOMERA , A. N.: “Analysis and sinthesis of research on responsible environmental behavior: a meta analysis” Journal of environmental education, 18, 1-8, 1986.
LÁNDAZURI, O. M, HERNÁNDEZ, C., TERÁN, A., Y GONZÁLES, U.: Propuesta de inserción de los procesos ambientales en el curriculum de la licenciatura en psicología. Facultad de Estudios Superiores Iztacala, UNAM, 2002.
LEFF, E.: Psicoanálisis y saber ambiental, ¿diálogo imposible? Ambientalizar la psicología o psicoanalizar el ambiente. Encuentro de dos saberes frente a la ciencia. En Guevara, Landázuri y Terán. Estudios de Psicología Ambiental en América Latina. México, CONACYT y Universidad de Puebla.
Pp.59 – 69, 1998.Ç
MERCADO, S. J., A. TERÁN:
Habitability, quality of life and sustainability: a proposal. TIA 2000, Somerville College, Oxford, 2000.
MIDDLESTADT, S.; GRIESER, M.; HERNANDEZ, O.; TUBAISHAT, K.; SANCHACK, J.; SOUTHWELL, B.; SCHWARTZ, R.: “Turning Minds On and Faucets Off: Water Conservation Education in Jordanian Schools”.
Journal of Environmental Education, Vol. 32, No.2, pp. 37-49, 2001.
OBREGÓN, F.: Sistemas de creencias y conducta protectora del ambiente. Tesis de maestría. Universidad de Sonora. Hermosillo, Sonora, 1996.
PROSHANSKY, H. M., W. H. ITTELSON:
Environmental psychology: man and his physical setting. New York,, Holt Rinehart and Winston, 1970.
RIBES, I. E.: Teoría de la Conducta. México, Trillas, 1985.
SYME, G.J., BEVEN, C.E., Y SUMNER, N.R.: “Motivation for reported involvement in local wetland preservation: The roles of knowledge, disposition, problem assessment, and arousal”. Environment and behavior, 25, 586-606, 1993.
ZARAGOZA, F. O.: La relación de tradición y modernidad con las creencias ambientales. Tesis de Maestría. Universidad de Sonora. Hermosillo Sonora, 1999.

 


Portada y Contenido / Cover and Contents 
Instrucciones para los autores /Instructions for Authors
Consejo Editorial/Editorial Board  
   

Theomai: palabra de origen griego que significa ver, mirar, contemplar, observar, pasar revista, comprender, conocer
Theomai is a word of greek origin wich means: to see, to contemplate, to observe, to understand, to know

theomai@unq.edu.ar



Revista Theomai es una publicación de la Red de Estudios sobre Sociedad, Naturaleza y Desarrollo
Theomai Journal is published by  Society, Nature and Development Studies Network
 


Universidad Nacional de Quilmes